El adulto mayor puede sentir ansiedad y tristeza.
El adulto mayor puede sentir ansiedad y tristeza.

El adulto mayor sufre con frecuencia de ansiedad

SAN PEDRO SULA.

Comentar con el médico cualquier malestar físico o emocional sin minimizarlo, acompañarse de un familiar y mencionar los fármacos que le han prescrito otros médicos son tres cuestiones fundamentales que los adultos mayores deben considerar para aprovechar al máximo sus consultas.

José Alberto Ávila, geriatra, considera que es deseable que el adulto mayor acuda a la consulta acompañado de un familiar que esté dispuesto a colaborar, pero que no tenga actitud de sargento regañón.

“Muchos de los problemas que vemos en la consulta de geriatría tienen que ver con la memoria o con cuestiones anímicas que el paciente suele subestimar o sobreestimar, entonces es de mucha ayuda que el cuidador esté presente para ampliar la información”, detalla.

Cautela

“Pero es muy común que los acompañantes, que normalmente son los hijos, pretendan dirigir la consulta e incluso regañen al paciente. Eso, lejos de ayudar, impide que el adulto mayor se sienta en confianza de decir lo que le pasa”, advierte.

Lo que debe informar al médico: vista y oído: si el paciente tiene dificultades para ver de cerca. Si su campo de visión ha disminuido y si ve borroso o si la luz del sol le causa deslumbramiento.

Además, si es difícil entender las conversaciones o si constantemente pide que le repitan las cosas.

El médico debe saber todos los medicamentos, suplementos alimenticios y remedios herbolarios que toma el paciente para evaluar si los necesita todos y estar seguro de que no tengan interacciones.

Si el paciente ha sentido tristeza, desánimo, llanto fácil, pérdida de interés por las cosas diarias. Si siente que no descansa o si ha dejado de dormir o comer.

Relación

1 Los temas más difíciles de abordar para los adultos mayores, según la experiencia de Ávila, son los problemas de tipo sexual, la incontinencia urinaria y lo correspondiente a la esfera psíquica como la ansiedad y la depresión. “Como médico, tener una buena relación con el paciente”, detalla.

2 En la medida en que sean abiertos y sinceros con su médico, podrán encontrar estrategias juntos para mejorar su calidad de vida y sentirse más felices”, aconseja. Además de la exploración física y el interrogatorio para detectar problemas del estado de ánimo.