Los síntomas que presenta son: ataques de estornudos, congestión nasal. Además, comezón de ojos, nariz, garganta y piel.
Los síntomas que presenta son: ataques de estornudos, congestión nasal. Además, comezón de ojos, nariz, garganta y piel.

¿Alergia o gripe? Distinga qué le está pasando

San Pedro Sula.

¿Tienes otra vez ataques de estornudos, congestión nasal y comezón en ojos, nariz y garganta?

Probablemente pertenezcas al 20% de la población que sufre de rinitis alérgica estacional o perenne, en el país.

“Los síntomas pueden aparecer entre los dos y tres años de edad, teniendo un pico de incidencia entre los 5 y 7 años de edad; en algunas ocasiones mejoran durante la adolescencia, pero pueden continuar durante toda la vida”, señala el otorrinolaringólogo Lino Antonio Guevara Maldonado.

“Los niños son más afectados, puesto que sus vías respiratorias son más pequeñas y su sistema de defensa es más inmaduro”.

Este tipo de padecimiento también conocido como alergia nasal o fiebre de heno, suele tener un patrón familiar, por lo que papás alérgicos pueden heredarlo a sus hijos.

Cambios

“Cuando el cuerpo reacciona de manera excesiva a sustancias que a la mayoría de las personas no le provocan problemas, se tiene una alergia”, explica el también cirujano.

“Estas sustancias se conocen como alérgenos y pueden ser elementos comunes como polvo, caspa, polen o alimentos”.

Cuando los alérgenos afectan la nariz y las vías respiratorias, el cuerpo reacciona de manera excesiva con una rinitis alérgica, la cual se considera estacional cuando los síntomas se presentan en temporadas, especialmente primavera y otoño, en las cuales los árboles, malezas y el pasto liberan pequeños granos de polen al ambiente, lo que constituye una fuente importante de alérgenos.

Impresión

“Generalmente el cuadro se agudiza durante la floración de primavera (marzo y abril) y la instalación del otoño (septiembre y octubre) cuando la gente se encuentra en lugares abiertos, en días soleados, secos y con viento”, indica Guevara Maldonado.

Algunas medidas ayudan a disminuir la exposición a las sustancias alergénicas: evita salir en los días ventosos y secos. Mantén ventanas y puertas cerradas.

Usa filtros o aire acondicionado en el hogar y en el automóvil. Tenga buena higiene en casa.

Aspire regularmente los sitios de acumulación de polvo.

Busque ayuda de un especialista en caso de que los síntomas persistan. Acude con el médico para descartar o confirmar un proceso alérgico.