El yeso sintético beneficiará en comodidad y costos, ya que puede llegar a costar 50% menos que el yeso tradicional.
El yeso sintético beneficiará en comodidad y costos, ya que puede llegar a costar 50% menos que el yeso tradicional.

El yeso sintético ya es una realidad en Honduras

SAN PEDRO SULA. Un avance a la medicina hondureña es el aporte que ha realizado el doctor Luis Tirso Boquín, especialista en ortopedia y junto a ingenieros y alumnos de la Universidad Tecnológica de Honduras (UTH) crearon el primer prototipo de yeso sintético.

Este producto, elaborado con poliéster alifático termoplástico en una impresora 3D, ofrece múltiples ventajas tanto al paciente como al médico.

“En países como España ya lo aplican y es un éxito. Al viajar a diferentes congresos he podido conocer esta tecnología y mi deseo siempre fue ponerlo en práctica en el país. Gracias a la iniciativa de la UTH se ha podido realizar, dado que el equipo para crearlo es muy caro”, dijo el experto.

Agregó también que el objetivo es que esté al alcance de los hondureños. El yeso sintético puede llegar a costar lo mismo o menos que el tradicional. “Este producto se puede mojar o quitar con facilidad, no provoca irritación y evita el sudor”, comentó Tirso.

El yeso sintético tiene las mismas funciones que el yeso tradicional, pero es mucho más cómodo y liviano para el paciente. “Estamos muy orgullosos y satisfechos del resultado porque se ha realizado con talento hondureño. Y es que por mi trabajo en el Instituto de Ortopedia de Honduras conozco de cerca la necesidad de las personas y, en el caso de la UTH, ellos cuentan con grandes profesionales, alumnos y equipo de alta calidad”, afirma Tirso.

Cómo se creó . Este proyecto se desarrolló en el laboratorio de investigación y desarrollo que pertenece a la facultad de Computación de UTH, en donde desarrollan proyectos con tecnologías emergentes.

“Este prototipo se analiza y configura en la impresora 3D, luego se manda a imprimir. Podemos tener una pieza en un rango de entre 4 a 24 horas”, dijo Alelí Castro, encargada del laboratorio.

Comenta que tiene adaptabilidad y presenta facilidad en el moldeo. Es durable, resistente y fácil de ser retirado. No es pesado, se puede secar con facilidad y sus diseños pueden ser variados de acuerdo a cada paciente.

En la mayoría de los casos es recomendable, sin embargo en aquellos pacientes críticos no se recomienda su uso.
El objetivo es que en unas semanas pacientes reales lo utilicen para que aprovechen los beneficios. Además, esperan que el tiempo de la elaboración en el futuro sea de 20 minutos. Por otra parte los docentes, dueños de empresas, instituciones y estudiantes que deseen realizar proyectos a beneficio de la comunidad pueden acudir a UTH.

Dato. Para quienes están interesados en realizar proyectos a beneficio de la comunidad pueden escribir al correo: gizeth.castro@uth.hn

El delegado del Colegio Médico para la Zona Norte, Samuel Santos afirma que “El talento se debe unir”

jm-yeso2(1024x768)
El doctor Luis Tirso Boquín junto a la ingeniera Aleli Castro encargada del Laboratorio de investigación y desarrollo que pertenece a la facultad de Computación de UTH. En este lugar se desarrolló el producto.



SAN PEDRO SULA. El experto en neonatología afirma que el desarrollo de este producto avecina un futuro esperanzandor para la medicina hondureña.

“Demuestra que tenemos talento para generar productos de alta calidad y tecnología desde nuestros recursos”, dijo Santos.

Agregó que aporta un cambio significativo en el tratamiento de pacientes con fracturas pues le permite a los galenos tener acceso directo a la piel, algo que no se podía en el pasado; sin embargo ahora gracias al yeso sintético se podrá examinar de forma más cómoda.

“Además, se debe tomar como un llamado para todas las instituciones, empresas, profesionales de las distintas ramas y universidades a que nos unamos y en lugar de competir de manera antagónica coadyuvemos para beneficiar a la sociedad hondureña”.

Comentó que, por ejemplo, en el área de neonatología los ingenieros pudieran desarrollar incubadoras a un precio más bajo para llevarlas a las zonas de poco acceso, pues afirma que las que se utilizan actualmente resultan muy costosas.

“También se podrían desarrollar monitores de signos vitales. El objetivo es que haya la unión del talento hondureño”.