Una dieta balanceada actúa en favor de la prevención, recuperación y tolerancia del cáncer de mama.
Una dieta balanceada actúa en favor de la prevención, recuperación y tolerancia del cáncer de mama.

Alimentos anticáncer para blindar las mamas

SAN PEDRO SULA. Se ha comprobado científicamente que una alta ingesta de grasas saturadas en la dieta aumentan en un 13% el riesgo de padecer cáncer de mama.

El ginecólogo, oncólogo y mástologo, José Palomo, afirma que esta enfermedad se relaciona directamente con una dieta rica en azúcar, alimentos refinados, grasas y proteína animal.

“Además hay otros factores que también aumentan el riesgo de padecer cáncer de mama como el tener la primera menstruación a una edad temprana, llevar una dieta rica en azúcar, alimentos refinados, grasas, carne, el consumo de tabaco y alcohol. Al igual que una vida sedentaria y una menopausia tardía, así como los altos niveles de estrógenos en la sangre”, dijo Palomo.

Por lo que una buena alimentación es clave para prevenir esta enfermedad. Según explica el experto una ingesta abundante de fibra procedente de las verduras se ha relacionado con una reducción de un 10% en el riesgo de padecer cáncer de mama.

Debe incluir en su dieta cebolla, ajo, lino, algas, setas, cereales integrales, sésamo, aceite de oliva extra virgen, cúrcuma, jengibre, perejil, té verde, granada, cítricos, manzana, frutos rojos, melocotón y vino tinto, entre otros alimentos.

“Es importante la ingesta de cinco tazas de frutas y verduras al día y a la vez es necesario eliminar algunos alimentos de más alto contenido graso (por ejemplo, las comidas fritas y la margarina) y poco a poco reducir la cantidad de grasa que se come”, agregó Palomo.

El apoyo familiar es fundamental
Para un paciente con cáncer modificar sus hábitos alimenticios es una necesidad y el apoyo de la familia es básico durante este proceso para que pueda sobrellevar el tratamiento lo más fácil posible, ya que esta enfermedad afecta a todo el núcleo familiar.

El paciente también debe enfrentar una serie de tratamientos como la radioterapia, quimioterapia, terapia hormonal, terapia biológica (inmunoterapia) o alguna combinación de tratamientos.

“Todos estos procedimientos matan las células del cáncer, pero en el proceso se dañan también algunas células saludables. Este efecto dañino es lo que causa los efectos secundarios del tratamiento contra el cáncer como: pérdida del apetito, dolor en la boca o en la garganta, resequedad bucal, problemas dentales, náuseas, vómito, diarrea, estreñimiento, sensación de cansancio y depresión”, puntualizó el experto.


Inclúyalos en su dieta:

1- Legumbres: son una fuente rica de fibra, pero las lentejas son las que más se destacan por sus altos contenidos en antioxidantes. Incluya en su dieta más lentejas, garbanzos, guisantes, entre otros.

2- Brócoli: es una de las fuentes más ricas de sulforafano, un compuesto que se cree que inhibe fuertemente varios tipos de cánceres. Las investigaciones sugieren que el sulforafano estimula las enzimas que combaten el cáncer.

3- Ajo: Los científicos encontraron que el azufre y otros compuestos presentes en el ajo retardan el crecimiento de células tumorales. Condimente sus comidas con este rico alimento.

4- Linaza: Según un estudio de la Universidad de Toronto, las mujeres con cáncer de mamá que consumían diariamente 2 cucharadas de linaza molida, mostraron una disminución en el crecimiento de las células del cáncer.

5- Espinacas: El poder anticancerígeno de las espinacas se debe principalmente a sus contenidos de betacaroteno y luteína, dos antioxidantes de gran alcance. Consúmalas dos veces por semana.


La nutricionista Danori Carbajal le indica cómo debe comer:

SAN PEDRO SULA. Una dieta balanceada actúa en favor de la prevención, recuperación y tolerancia del cáncer de mama. La alimentación debe ser rica en antioxidantes, ya que estos poseen la función de protección celular contra los efectos nocivos de los radicales libres.
Estos son algunos que debe incluir en su dieta:
-Tomate
- Kiwi
- Chile verde
- Hojas verdes oscuras
- Linaza
- Huevo
- Semillas
- Pescado
- Pollo
- Guayaba, entre otros

Ejemplo de un menú:


- Desayuno: leche descremada, omelett con claras de huevo tomate, cebolla y chile verde una porción de fruta cítrica

- Merienda en la mañana: yogurt con una cucharada de linaza y granola

- Almuerzo: Ensalada de hojas variadas con zanahoria y remolacha rallada. Arroz, frijoles, filete de pollo a la plancha con salsa de tomate natural y una ensalada de frutas

- Merienda: Leche de soya, una fruta y una cucharada de avena.

- Cena: Una porción de salmón, brócoli, papa y tomate rojo