El ejercicio puede reducir el riesgo de cardiopatías y accidentes cerebrovasculares.
El ejercicio puede reducir el riesgo de cardiopatías y accidentes cerebrovasculares.

El ejercicio diario es la clave para que tenga un corazón sano y fuerte

SAN PEDRO SULA.

El ejercicio es uno de los aliados para mantener el corazón sano, además de seguir una dieta balanceada que le permita evitar la obesidad, sobrepeso y las dislipidemias.

El 29 de septiembre se conmemora el Día Mundial del Corazón, por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización Panamericana de la Salud, (OPS), el objetivo es hacer conciencia entre la población para adoptar hábitos saludables que mantengan ese órgano sano. El lema es “Cuida tu corazón, cuida tu salud”.

Las personas hipertensas y diabéticas deben controlar su enfermedad: tomar sus medicamentos, hacer ejercicio y comer de forma correcta, ya que de esta manera estarán evitando daños severos a su corazón y reducir el riesgo de sufrir de un infarto de miocardio.

El cardiólogo César Somoza, del Hospital Cemesa, comenta que una persona sana debe controlar los factores de riesgo que pueden producir una enfermedad coronaria como: hacer ejercicio diario, seguir una dieta balanceada y evitar el aumento del colesterol LDL o malo y los triglicéridos.

“Si es una persona que sus niveles de colesterol HDL o bueno, colesterol LDL o malo y los triglicéridos están normales, lo que debe hacer es mantener una vida activa y comer de forma saludable”, explica Somoza.

Moverse más.

Es importante que sea una persona activa, esto sugiere que haga ejercicios de forma de leve a moderada, por lo menos 30 minutos y cinco veces por semana.

“Es importante hacer estos 150 minutos de ejercicio a la semana, los cuales ayudan a mantener fuerte, sano y funcionar de forma adecuada el corazón”, comenta el cardiólogo.

“El ejercicio es la clave para evitar la arterosclerosis, que es una enfermedad que deposita placas en las arterias coronarias que crecen y que evitan el paso de la sangre por las venas”, detalla el médico.

Somoza complementa que al hacer ejercicio el corazón trabaja mejor, “es importante que a temprana edad se haga ejercicio”

Es importante reducir los factores de riesgo como evitar el consumo de tabaco y las bebidas alcohólicas, ya que estas afectan el funcionamiento de este órgano.

Más beneficios

Hacer ejercicio como caminar a paso ligero o correr, aumenta el nivel del colesterol HDL o bueno. Comenzar a hacer ejercicio también puede ayudar a reducir la presión arterial elevada (hipertensión).

Caminar todos los días ayuda a reducir el riesgo de padecer males cardiacos.

Las personas con una enfermedad de base deben hacer por lo menos 150 minutos de ejercicio diario pueden solicitarle a su médico que indique el tipo de actividad.

Aspectos nutricionales que debe seguir

Una dieta saludable puede ayudar a disminuir o controlar los factores de riesgo, así que planifique una alimentación sana, comenta Gloria Ham, especialista en nutrición y alimentación y trastornos metabólicos. Le damos cinco maneras de hacerlo.

jr-corazon11-270917(800x600)
Siga una dieta equilibrada para mantener su corazón sano.

1- Asista donde un especialista que le guíe u organice un menú especial para usted y sus necesidades. Recuerde que todos somos diferentes. Planifique sus alimentos. Cree en conjunto con su nutricionista un plan de alimentación que tenga un balance adecuado de calorías para usted, que incluya verduras, frutas y granos integrales. Recuerde que la cantidad de calorías que necesita por día depende de varios factores como ser su edad y cuanto ejercicio haga. Esto se calcula con un especialista.

2- Limite el consumo de grasas saturadas y trans, colesterol, sodio (sal) y alimentos con azúcar añadida. Cocine los alimentos a la parrilla, al vapor o al horno en lugar de freírlos y dele sabor con especias.

3- Utilice platos más pequeños para que tus porciones sean más pequeñas. Mastique lentamente y piense sobre la textura y los sabores de los alimentos mientras come. Disfrute sus comidas.

4- Recuerde siempre comer sus meriendas. Disfrute de meriendas que tengan menos calorías.

5. "Si come fuera de casa busque menús con opciones saludables".

La bicicleta fortalece el corazón

La licenciada en educación física, Suyapa Padilla el ciclismo y el spinning son actividades aeróbicas y, como tales, involucran tanto al corazón como a los pulmones (músculos que, como cualquier otro, precisan ser tonificados). El entrenamiento de estos contribuye a mejorar la capacidad aeróbica y el tiempo de recuperación (tiempo que se precisa para bajar las pulsaciones a un ritmo moderado).

También trae otros beneficios para la salud, como aceleración del metabolismo y liberación de endorfinas, pero la importancia de la actividad aeróbica reside en que es la aliada fundamental de la medicina preventiva (evita padecer diabetes, enfermedades cardíacas, entre otras).

La gran ventaja del ciclismo, por sobre otras disciplinas aeróbicas, es que es una actividad de bajo impacto.