La embarazada debe cuidar su piel para evitar irritaciones.
La embarazada debe cuidar su piel para evitar irritaciones.

Logre un embarazo sin estrés: comiendo bien, relajándose y haciendo ejercicio

SAN PEDRO SULA.

A cualquier edad que la mujer decida embarazarse es importante preparar su cuerpo antes de hacerlo.

La futura madre debe seguir los consejos de su ginecólogo para lograr un embarazo satisfactorio y evitar sufrir de enfermedades como la diabetes gestacional y otras complicaciones.

El ginecólogo y obstetricia José Palomo indica que el buen cuidado prenatal puede mejorar la calidad del embarazo y el pronóstico tanto para el bebé como para la madre.

La mujer debe someterse a exámenes prenatales frecuentes. Ecografías de rutina para detectar problemas con el bebé.

Además de las pruebas de detección de rutina para anomalías con la presión arterial, problemas del tipo sanguíneo (Rh y ABO) y diabetes. Y trastornos genéticos, si un antecedente familiar o la edad de la madre ofrecen un alto riesgo de enfermedades de transmisión sexual

Paso.

Al seguir el cuidado prenatal se vigila a la mujer como al feto a lo largo de todo el embarazo.

Indica que se busca cambios que puedan llevar a embarazos de alto riesgo. Explicar los requerimientos nutricionales durante todo el embarazo y el período de posparto.

Ayudarle a la embarazada, abordar dolencias comunes que se puedan originar durante el embarazo (como náuseas del embarazo, dolores de espalda, dolor de pierna, micción frecuente, estreñimiento y ardor en el estómago) y cómo manejarlos, preferiblemente sin medicamentos.

Cambios.

Existe la tendencia de tener sus hijos a partir de los 30 años, incluye a mujeres que deciden no solo ser mamás solteras, sino procrear sin una pareja, señala Julio de la Jara Díaz, especialista mexicano.

El especialista explica qué puede hacer una mujer que desea retrasar su maternidad.

Primero subraya que la edad biológica idónea para concebir un hijo es entre los 25 y los 32 años, ya que a esa edad la fertilidad llega a su punto máximo.

A partir de los 35, señala, se va agotando la reserva de óvulos con los que nace una mujer.

“Entonces, la fertilidad disminuye, los óvulos que van quedando no son los mejores y esto hace que en los embarazos de mujeres de mayor edad haya más riesgo de complicaciones”, asegura.

Entre los riesgos, detalla, aumentan las posibilidades de abortos, de partos prematuros, de problemas congénitos o la imposibilidad de quedar embarazada.

Sin embargo, sostiene, a las técnicas de reproducción asistida se pueden sumar hábitos saludables que permitan a la mujer estar en las mejores condiciones.

jr-embarazada2-130917(800x600)
Durante el embarazo la mujer puede ejercitarse para aliviar el dolor de espalda, reducir el riesgo de aumentar de peso y sentirse feliz.

Recomendaciones

1. Las mujeres que estén pensando quedar embarazadas o que estén en embarazo deben consumir una dieta balanceada y tomar un suplemento de vitaminas y minerales que incluya al menos 0.4 miligramos de ácido fólico, indica Palomo. El ácido fólico se necesita para disminuir el riesgo de desarrollo de ciertas anomalías congénitas, como la espina bífida. Algunas veces se prescriben dosis más altas si una mujer tiene un riesgo mayor a lo normal de padecer estas afecciones.

2. Controlar su peso durante el embarazo para evitar problemas de circulación debidos al sobrepeso, que, además de crear trastornos en su organismo, pueden poner en riesgo la salud del pequeño. El aumento de peso no debe superar los 11-12 kilos.

3. Mímese todo lo que pueda. Ahora puede recortar un poco de tiempo del día y dedicárselo a usted: una película, un paseo, pero también una sesión en el centro de estética o en la peluquería le ayudarán a sentirse bien, en sintonía con su cuerpo.

4. Una higiene íntima excesiva podría contribuir a que surgieran inflamaciones e infecciones como la candidiasis. Por ello, es aconsejable, excepto si el médico dice lo contrario, limitarse a cuidar la higiene íntima exterior con jabones específicos.

5. Debe evitar cualquier consumo de alcohol y drogas, al igual que limitar la ingesta de cafeína y no fumar. Igualmente, evitar el uso de preparaciones herbales y medicamentos comunes de venta libre que puedan interferir con el desarrollo normal del feto.

No descuide la piel

José Palomo indica que la embarazada debe lavarse la cara con agua tibia, en lugar de usar agua del grifo, que puede provocar irritación y enrojecimiento.

Utilice una leche limpiadora para desmaquillar la cara y enjuáguese con agua tibia.

Use un exfoliante una vez a la semana y evite utilizar productos demasiado agresivos.

Las cremas hidratantes que proporcionan elasticidad, aplicarlas en el pecho, abdomen, caderas y glúteos.

Alimentación y ejercicio

La nutricionista Raquel Tejeda indica que la dieta de la embarazada debe continuar lo más balanceada posible y si no se tiene la costumbre de equilibrar entre todos los grupos alimenticios, este es el momento perfecto para incluir ese hábito.

Recomendamos que la madre enriquezca su dieta de forma progresiva. En el primer trimestre se mantiene el plan nutricional usual, en el segundo se aumenta en 300 calorías diarias y finalmente 450 calorías más en los últimos tres meses.

Muévase. El embarazo no es una razón para dejar de hacer actividad física, al contrario, es una oportunidad para formar madres sanas y fuertes. De acuerdo con el Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos, con la práctica de actividad física el bebé no se ve perjudicado de ningún modo, al contrario, significa un beneficio para la madre, porque además de mantener el equilibrio calórico, disminuye el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, hipertensión y diabetes.

Asimismo, el colegio destaca que la actividad física durante el embarazo debe ser aeróbica, suave y sin ningún tipo de sobrecarga. La frecuencia cardíaca no debe superar los 90 o 100 latidos por minuto y la periodicidad aconsejada es 3 veces por semana, con un tiempo de 30 minutos cada día.