El dolor que provocan puede ser similar al de un infarto.
El dolor que provocan puede ser similar al de un infarto.

¡Infarto desamor!

Redacción

Las decepciones amorosasrompen el corazón. Aunque no sucede de manera literal, el dolor que provocan puede ser similar al de un infarto, señaló Francisco Javier Azar, cardiólogo del Hospital ABC.

Otras experiencias sorpresivas, como el fallecimiento de un ser querido o ser víctima de un asalto pueden causar el mismo efecto llamado comúnmente síndrome del corazón roto.

Se trata de un padecimiento en el que episodios de estrés provocan que el cuerpo libere tanta adrenalina que el corazón se contrae con una fuerza inusual.

Sano en 4 pasos

“Esa fuerza aumentada provoca que el corazón, que es un órgano que tiene una forma de cono o triángulo, cambie su forma y se convierta como en un globo”, describió el cardiólogo.

Cuando eso sucede, el corazón pierde fuerza y, por unos instantes, las arterias que bombean sangre se cierran por los espasmos, pero después se relajan para que la sangre vuelva a correr a través del corazón.
Por esa razón el paciente tiene los mismos síntomas de un infarto: dolor en el pecho, falta de aire y fatiga.

Sin embargo, subrayó, el síndrome no daña las células del corazón y, por lo tanto, sus consecuencias no suelen ser graves como las de un infarto ni causan secuelas.

“En el síndrome del corazón roto, el paciente tiene síntomas muy aparatosos porque el dolor es muy intenso, se puede poner muy grave 48 o 72 horas, pero, normalmente, este síndrome no deja huellas en su corazón, se recuperan al 100%”.

Lo ideal es acudir al médico para que identifique el origen del malestar y lo atienda con oportunidad.

El síndrome del corazón roto suele afectar más a las mujeres de 50 años en adelante y dentro de las enfermedades cardiacas ocupa entre el 1 y el 2% de incidencia.

El cardiólogo explicó que se presenta una sola vez en la vida, sobre todo en personas que no saben manejar el estrés derivado de situaciones muy angustiantes o dolorosas.

Tener un corazón saludable por causas prevenibles está a su alcance.

El especialista del Instituto Nacional de Cardiología, Juan Verdejo, explica cuáles son los hábitos clave:

1. Baja grasas:
El exceso de grasa se deposita en las arterias y causa la arterioesclerosis. Se afecta el flujo sanguíneo al corazón, al cerebro, a brazos y piernas.
Las grasas son necesarias para el organismo, pero su consumo debe ser balanceado.Evita las grasas saturadas. Consume lácteos descremados.
Consume queso panela o cottage en lugar de quesos que se derriten.
Se aconseja el consumo de ácidos grasos omega 3.

2. No al tabaco

La nicotina aumenta la presión arterial y la frecuencia cardiaca, además hace que los vasos sanguíneos estén más estrechos.

3. Poco alcohol
El exceso de este tipo de bebidas eleva la presión arterial y favorece la obesidad, la cual incide en los males cardiovasculares.

4. ¡Actívate!
El ejercicio mejora la función del aparato cardiovascular pues facilita la circulación, lo que propicia que el
colesterol malo permanezca menos en contacto con las paredes de las arterias y se retrasa el desarrollo de la arterioesclerosis.

El ejercicio evita o retrasa el que las arterias se endurezcan.

Se recomienda realizar 30 minutos de ejercicio al día. Para quienes empiezan a activarse, el consejo
es caminar por al menos 10 minutos.