Algunas mujeres sufren la crisis de los 40 años.
Algunas mujeres sufren la crisis de los 40 años.

¿Crisis por los 40?

Redacción

A diferencia de muchos hombres que en la crisis de los 40 buscan relacionarse con parejas jóvenes, las mujeres en la cuarta década intentan frenar el envejecimiento.

“Lo que buscan es no verse viejas”, dice la psiquiatra Verónica Delgado, miembro de la Asociación para la Salud Sexual.

En esta etapa empiezan a sufrir cambios hormonales, en específico la disminución en la producción de estrógenos, lo cual produce cambios físicos y emocionales.

“Tienen una necesidad de mantener un aspecto agradable. Hablamos desde la aplicación de cremas, tratamientos faciales y masajes hasta cirugías estéticas. Asimismo, desean estar siempre a la moda.

“Eso es lo que ocurre en las mujeres, la intención de mantenerse en tal aspecto que resulte cómodo para ellas para retrasar un poco el proceso del envejecimiento y para evitar que esto les provoque depresión.
En la consulta hay mujeres que están a punto de cumplir los 40 y se horrorizan porque se sienten viejas”, precisa.

Para la especialista, esto tiene que ver con los estereotipos y la presión social.
“Los mensajes son que las que valen son las muchachitas, las jóvenes que parecen muñequitas; pero eso es algo construido, no es real”, señala.

Algunas mujeres entran en una competencia con el mismo proceso de la vida, lo que puede originar que sufran depresión. También quienes suelen atravesar por esta crisis tienen rasgos narcisistas, obsesivos e histriónicos.

“Asumen que la pareja las va a seguir queriendo igual o más mientras se mantengan jóvenes, lo cual es una idea equivocada. Algunos varones no tendrían mayor problema en que sus parejas vayan envejeciendo conforme pasa el tiempo”.

¿Crisis por los?

La psiquiatra Verónica Delgado observa falta de seguridad entre las mujeres que se sienten en crisis llegados los 40, pues todo proceso de cambio implica una adaptación.

“El tiempo sigue pasando, y la sensación de saber que se van cumpliendo años no lo quita ninguna crema”, explica.

Por ello sugiere a estas mujeres darse la oportunidad de acudir con el experto para que identifiquen y reflexionen sobre sus emociones y las oriente con respecto a cómo están viviendo el proceso.

“Se tiene que hacer un trabajo de mucho análisis, de reflexión personal y, en ocasiones, se requiere el apoyo de un profesionista. Es necesario que aprendan a verse y disfrutarse como son”.