Los tapones para el oído pueden evitar una infección.
Los tapones para el oído pueden evitar una infección.

Protéjase del "oído del nadador"

Estados Unidos

Estamos en temporada alta para la dolorosa infección conocida como oído del nadador, pero no debería estropearle la diversión si toma medidas por adelantado.

El oído del nadador con frecuencia se produce cuando se queda algo de agua con muchos gérmenes en el oído después de bañarse en la piscina o el lago. El agua que permanece allí crea un ambiente que ayuda a las bacterias a crecer.

"Nadar es un factor de riesgo significativo, especialmente en el agua dulce", dijo Kara Jones-Schubart, profesora clínica asistente en el Colegio de Enfermería Texas A&M. "Para la mayoría de las personas, el oído del nadador es algo que les pasa una vez, pero para otras, puede hacerse más crónico.

El síntoma principal es el enrojecimiento del oído externo junto con la sensación de calor y dolor. Algunas partes de la oreja podrían estar sensibles al tacto. También puede sentirse que el oído está lleno, puede picar o estar irritado, y oír podría ser más difícil.

Afortunadamente hay varios modos de prevenir el oído del nadador.

"Los tapones son muy beneficiosos cuando se va a nadar", comentó Jones-Schubart en un comunicado de prensa del colegio. "También hay algunas soluciones de venta libre que puede usar para ayudar a sacar todo lo que haya en el oído y para romper cualquier bloqueo".

También puede usar un secador de pelo para secar sus oídos después de nadar, aunque hágalo con cuidado. Asegúrese de que esté en una configuración muy baja para evitar producir daños de audición.

Pero nadar no es el único modo en que se puede terminar con el oído del nadador, añadió Jones-Schubart.

"Una acumulación de cera puede provocar la infección, y también el hecho de limpiarse los oídos de forma errónea y producir lesiones en el canal", dijo. "Se debería evitar el uso de hisopos de algodón".

El tratamiento de una infección debida al oído del nadador incluye las gotas para el oído, y lo más habitual es que contengan antibióticos. Pero la infección del oído del nadador no es lo mismo que la típica infección de oído que habitualmente padecen los niños, que se conoce como otitis media, indicó Jones-Schubart