El protector solar aplíquelo cada dos horas o inmediatamente después de nadar o sudar.
El protector solar aplíquelo cada dos horas o inmediatamente después de nadar o sudar.

La piel de un bebé no está hecha para que le dé el sol

Estados Unidos

¿Quiere proteger a sus hijos del cáncer de piel a medida que crecen? Asegúrese de que nunca sufran una quemadura solar grave en la niñez.

Tan solo una quemadura con ampollas siendo niño o adolescente duplica el riesgo de sufrir melanoma, según la Academia Americana de Dermatología (American Academy of Dermatology, AAD).

"La protección solar es importante en cada etapa de la vida, incluyendo la infancia. La exposición al sol es el factor de riesgo más prevenible del cáncer de piel, incluyendo el melanoma", dijo la dermatóloga pediátrica Sheila Fallon Friedlander, profesora de pediatría y dermatología en la Universidad de California, en San Diego.

"Tenga productos de protección solar cerca de la puerta de entrada, en su coche y en la bolsa de los pañales para tenerlos siempre preparados cuando salga afuera", recomendó Fallon Friedlander en un comunicado de prensa de la Academia Americana de Dermatología.

Otros consejos de Fallon Friedlander y de la AAD son:

1. Vista a su bebé con ropa que proteja del sol, como por ejemplo con camisetas y pantalones largos ligeros, además de un sombrero de ala ancha y gafas de sol con protección UV.

2. Intente mantener a su bebé a la sombra.

3. Si no puede encontrar algo de sombra, cree la suya propia usando un paraguas, un toldo o la capota del cochecito.

4. Evite usar un filtro solar en los niños menores de 6 meses si es posible, pero use una cantidad mínima si es necesario.

5. Debería ser un filtro solar de espectro amplio y resistente al agua con un FPS de al menos 30. Es menos probable que los filtros solares con dióxido de titanio u óxido de zinc irriten la piel sensible de un bebé.

6. Vuelva a aplicarlo cada dos horas o inmediatamente después de nadar o sudar. Junto con la protección solar, mantenga seguro al bebé los días calurosos asegurándose de que no se caliente demasiado y de que beba mucho líquido, aconsejó Fallon Friedlander.

Si su bebé se pone quisquilloso, llora en exceso o alguna parte de la piel expuesta se le pone roja, llévelo al interior inmediatamente.