Los niños que están jugando al aire libre deben usar sombres y protector solar.
Los niños que están jugando al aire libre deben usar sombres y protector solar.

La seguridad de los niños bajo el sol implica tomar tres medidas

Estados Unidos

Los niños pasan mucho tiempo al aire libre en verano, y los padres deben mantenerse al tanto de su protección solar, aconseja un experto en cáncer de piel.

Gran parte del riesgo de melanoma (la forma más letal de cáncer de piel) de una persona proviene de su exposición al sol en la niñez.

"Los hábitos para la protección solar conllevan tres pasos", afirmó el doctor Vernon Sondak, director del departamento de cáncer de piel del Centro Oncológico Moffit, en Tampa, Florida.

"El primero es ponerse ropa que proteja, por ejemplo camisas con mangas largas y pantalones largos con un factor adecuado de protección contra la UV (radiación ultravioleta)", dijo Sondak en un comunicado de prensa del centro. El factor de protección UV (FPU) en la ropa es el equivalente al factor de protección solar (FPS) en los protectores solares.

Lo segundo es ponerse un sombrero (no solo una gorra de béisbol) para proteger la cara, la cabeza, las orejas y el cuello. Y no olvide proteger sus ojos con gafas de sol, añadió.

Por último, e igual de importante, hay que untarse protector solar, y usar bastante para cubrir toda la piel expuesta. "Hay que volver a untarse cada pocas horas y después de nadar", aconsejó Sondak.

El protector solar es el tercer paso de la lista por un motivo, dijo. La mejor protección es evitar el sol durante las horas pico de UV (de 10 a.m. a 3 p.m.) y proteger la piel con un sombrero grande, gafas de sol y ropa protectora cuando se esté al aire libre.

"El filtro solar debe ser la tercera línea de defensa, no la primera", enfatizó Sondak.

Las escuelas deben asegurarse de que los niños se protejan adecuadamente del sol durante el recreo, la clase de educación física y otras actividades al aire libre, añadió el especialista en cáncer de piel.

Sondak anotó que algunas escuelas requieren la receta de un médico o la nota de uno de los padres antes de que un niño pueda utilizar protector solar o usar un sombrero en la escuela, y que algunas de esas normas podrían ser exageradas.

"Reconocemos que hay preocupaciones legítimas que a veces surgen cuando las escuelas permiten a los estudiantes traer protector solar y sombreros, pero está claro que pueden abordarse", afirmó.

"La nota de un padre podría ser un requisito razonable, pero la receta de un médico no es necesaria ni adecuada para una protección tan fundamentalmente importante", dijo Sondak.