La dieta del ayuno puede ayudarle a perder peso.
La dieta del ayuno puede ayudarle a perder peso.

¿Hacer ayuno cada dos días le ayudaría a perder más peso?

Estados Unidos


Por más que odie las restricciones diarias de una dieta convencional, un nuevo estudio muestra que hacer ayuno un día y comer lo que quiera el siguiente quizá no sea un mejor modo de perder peso.

Tras un año, los investigadores encontraron que con cada tipo de dieta se perdía aproximadamente el mismo peso: los de la dieta con un ayuno en días alternos perdieron un 6%, y los que siguieron una dieta que limitaba las calorías un poco más del 5%.

"Pensábamos que a las personas del grupo del ayuno en días alternos les iría mejor. Permite a las personas hacer un descanso de su dieta cada dos días, así que pensábamos que el cumplimiento sería mejor", explicó la autora principal del estudio, Krista Varady.

"Pero resulta que las personas con los dos tipos de dieta perdieron la misma cantidad de peso", dijo Varady, profesora asociada de kinesiología y nutrición en la Universidad de Illinois, en Chicago.

"Las personas del grupo de ayuno en días alternos comían más de las 500 calorías indicadas el día que ayunaban, pero muchas menos de las calorías indicadas en el día en que podían comer sin restricciones. Esa es la razón por la que perdieron la misma cantidad de peso", explicó.

Pero "las personas que se atuvieron a la dieta [de ayuno cada dos días] perdieron entre 20 y 50 libras [9 y 22.5 kg] en un año", añadió Varady. "A algunas personas sí les funciona".

En el estudio, el equipo de Varady asignó aleatoriamente a 100 personas obesas a una dieta de ayuno en días alternos, a una dieta convencional (una reducción del 25 por ciento de las calorías cada día) o a ninguna dieta (el grupo de "control").

Las personas que seguían la dieta convencional fueron capaces de atenerse a sus objetivos de calorías mejor que las del grupo del ayuno en días alternos, encontraron los investigadores.

Las tasas de abandono lo confirmaron: el 38% de las personas del grupo del ayuno en días alternos abandonaron, y solo el 29% del grupo de la dieta convencional y el 26% de grupo de control tiraron la toalla.

Es difícil para las personas atenerse a tomar 500 calorías en un día, explicó Varady. "A algunas personas les va bien este tipo de dieta. Si alguien escogiera esta dieta por sí mismo, probablemente le iría mejor", comentó.

La dieta de ayuno pareció ser segura, añadió. En los días de ayuno, se animó a las personas a comer muchas proteínas, porque las proteínas hacen que uno se sienta lleno, dijo.

En cuanto a la pérdida de peso, todas las calorías son iguales, pero no todas las calorías son saludables, dijo Varady. En los días en que las personas podían comer cualquier cosa, algunas comieron bolsas de papas fritas y aun así perdieron peso, indicó.

"Si reduce la ingesta de comida, se pierde peso, pero en cuanto a los beneficios para la salud, las personas deberían intentar comer menos alimentos procesados y más fruta y verdura", dijo Varady.

A algunas personas realmente les encanta este estilo de vida y han seguido la dieta del ayuno durante años, pero no es para todo el mundo, comentó Varady. "Cada persona debería encontrar lo que le funcione a ella", añadió.

El informe aparece en la edición en línea del 1 de mayo de la revista JAMA Internal Medicine.

Una especialista no está convencida de que una dieta de ayuno a largo plazo sea saludable.

"Hay algunos expertos que sugieren que el ayuno intermitente podría ayudar a controlar el peso, pero con respecto a los marcadores de la gestión de la enfermedad cardiaca y la diabetes, todavía no se sabe con certeza, especialmente en relación con hasta qué punto este método es saludable y sostenible", señaló Samantha Heller, nutricionista clínica principal en el Centro Médico de la Universidad de Nueva York.

Hay muchas personas a las que el ayuno en días alternos les parece un castigo, y podría exacerbar la relación, ya de por sí difícil y compleja, que alguien tiene con la comida, explicó Heller.

Además, el cuerpo no sabe que la restricción de la comida es una decisión propia y percibe la restricción severa de calorías como una crisis, dijo Heller.

"El ayuno intermitente no enseña estrategias para tomar decisiones saludables y gestionar los altibajos de la vida", añadió.

"Un ajuste del estilo de vida (uno que una persona pueda mantener a largo plazo que proporcione una dieta saludable y equilibrada, además de alimentos sabrosos) es lo que me gustaría ver que la gente haga", dijo Heller. "Este tipo de cambios requieren de un tiempo, de motivación y de un respaldo continuo".