No deje los medicamentos cerca de sus hijos.
No deje los medicamentos cerca de sus hijos.

Cómo proteger a su hijo de una intoxicación accidental

Estados Unidos


Los niños pequeños tienen un riesgo alto de sufrir una intoxicación accidental, así que los padres y otros cuidadores deben tomar precauciones, según un toxicólogo pediátrico.

Los niños menores de 6 años conforman aproximadamente la mitad de más de 2 millones de intoxicaciones reportadas cada año a los centros de intoxicaciones de Estados Unidos, según la Asociación Americana de Centros de Control de Intoxicaciones (American Association of Poison Control Centers).

Además, más de 8 de cada 10 llamadas a los centros de control de intoxicaciones se producen en casa, dijo el docor Cyrus Rangan, del Hospital Pediátrico de Los Ángeles.

Entre los principales culpables están los medicamentos y las sustancias químicas comunes en los hogares. Por ejemplo, tragar algún medicamento que se deja al alcance envía a más de 60,000 niños a las salas de emergencias de Estados Unidos cada año.

Si se les da el tiempo suficiente, los niños pueden abrir frascos o botellas resistentes a la manipulación. Los padres deben dejar los medicamentos en un lugar alto y cerrado con llave para que "no queden a la vista, no estén al alcance y no se piense en ellos", dijo Rangan, que también es director médico asistente del Sistema de Control de Intoxicaciones de California.

Además, no ponga las pastillas en otros recipientes, como pueden ser contenedores con tapas abatibles con etiquetas de los días de la semana, aconsejó Rangan. Esto hace que sea más difícil identificar el medicamento y dar un tratamiento si un niño lo traga accidentalmente, explicó.

Además, nunca llame dulces a los medicamentos. "Un medicamento es un medicamento, y un dulce es un dulce", dijo Rangan. "Asegurémonos de que los separamos, no solo en casa, sino también en nuestra mente".

En los últimos años, han aparecido algunos productos nuevos potencialmente peligrosos, como las cápsulas de detergente para la lavadora o el lavavajillas, los cigarrillos electrónicos y sus cartuchos, y las bebidas energéticas.

Estos productos contienen unas sustancias con una concentración alta (detergente, nicotina, cafeína) y con frecuencia tienen un buen olor o un buen sabor, señaló.

"Hemos visto niños muy pequeños que se tragaron algunas de estas cosas y terminaron en la unidad de cuidados intensivos, sufrieron un cambio en su estado mental y terminaron con un respirador", comentó Rangan.

También es importante tener cuidado con cómo guarda los productos.

"Usted puede tener una botella con un líquido marrón dentro", dijo Rangan. "Si está en la nevera, es muy probable que sea un jugo de manzana. Pero si está en su garaje, quizá sea un producto de limpieza. Dado que tienen el mismo aspecto y a veces están en botellas que son muy parecidas, un niño pequeño tiende a no poder diferenciar entre las dos cosas".