Durante el verano, los más pequeños deben consumir muchas frutas, ya sea al natural, jugo o en ensaladas.
Durante el verano, los más pequeños deben consumir muchas frutas, ya sea al natural, jugo o en ensaladas.

Prepare correctamente los alimentos a fin de evitar males gastrointestinales

San Pedro Sula.

Durante el verano, muchas personas comen fuera de casa, por lo que deben tener cuidado de sufrir enfermedades gastointestinales como la diarrea.

La gastroenteróloga Silvia Portillo, del Centro de Enfermedades Digestivas (CED), explica que las diarreas en el adulto son una enfermedad generalmente leve que la mayoría de veces se cura sin tratamiento. “Sin embargo, una diarrea se puede convertir en una emergencia cuando las evacuaciones son muy frecuentes, abundantes y cuando además se acompañan de fiebre, vómito, dolores cólicos y sangre en heces”.

Dentro del núcleo familiar, las personas de la tercera edad y los niños menores de cinco años están más expuestos a complicaciones.

Portillo explica que la mayoría de las diarreas son causadas por toxinas, virus, bacterias y parásitos que se hallan en las carnes, alimentos procesados, frutas, agua y vegetales mal lavados.

Cómo evitarlo.

“Es muy difícil que este tipo de gérmenes contaminen nuestros alimentos si cuidamos la higiene, procesamientos, cocción y refrigeración de los mismos”, detalla la especialista.

Siga estos consejos para evitar esta enfermedad gastrointestinal: la limpieza de manos con suficiente agua y jabón es la acción más importante en la prevención de la diarrea.

Verifique la adecuada refrigeración de los alimentos y solamente consuma aquellos de los cuales esté seguro de que han sido tratados en forma higiénica.

Los mariscos deben mantenerse en refrigeración, y si se consumen crudos tienen que ser higiénicamente procesados.

Cocine bien los alimentos, especialmente el pollo, cerdo y carnes rojas, ya que el fuego elimina los gérmenes.

Asimismo, ingiéralos inmediatamente después de cocinarlos.

Los alimentos para recalentar tienen que ser guardados en el refrigerador inmediatamente. Al recalentarlos es preferible hacerlo en la estufa porque el microondas puede dejar partes frías y contaminadas.

Consecuencias.

Si alguien de su familia sufre de este problema evalúe su intensidad y gravedad para que busque atención médica.

La doctora comenta que si ha tenido más de cinco evacuaciones abundantes y también presenta fiebre, cólicos y vómitos es urgente buscar asistencia médica inmediata. “El médico debe indicarle un antibiótico o la aplicación de soluciones endovenosas”.

En caso de que el episodio sea leve “este se autolimitará y el enfermo tiene que tomar sales de rehidratación oral y comer alimentos fraccionados y preferiblemente sin grasa ni leche entera”, asegura Portillo.

Más recomendaciones

Para potabilizarla agregue dos gotas de cloro por litro de agua o hiérvala durante cinco minutos.

Es importante tomar más de dos litros de agua para mantenerse hidratado.

Revise la fecha de vencimiento de los productos enlatados.

Asegúrese de la completa higiene de quien prepare los alimentos.

Los utensilios de cocina como cuchillos, cacerolas y tablas deben ser lavados apropiadamente.

Si prepara carnes use diferentes tablas para pescado, carnes rojas y blancas.

Cubra y proteja adecuadamente los alimentos.

Evite la insolación

Ana Gutiérrez nutricionista indica que la alimentación durante el verano debe ser igual que en otras épocas del año, es decir, variada, que incluya todos los grupos de alimentos en las cantidades requeridas por cada persona y suficiente en calorías.

Es recomendable que sea rica en frutas y vegetales frescos, que aportan agua, vitaminas y minerales.

El golpe de calor ocurre como consecuencia de un sobrecalentamiento del cuerpo, y la deshidratación, cuando una persona usa o pierde más líquido del que ingiere.

Para prevenir la deshidratación y el golpe de calor consuma suficiente líquido durante el día, ingiera alimentos ricos en agua como frutas y verduras y no permita que su cuerpo sienta sed.

Mida por el color de su orina si está deshidratado: entre más clara sea esta su cuerpo tendrá mayor reserva de líquido. Consuma líquido antes, durante y después del ejercicio, incluso si no siente sed.

Asegúrese de que su ropa tenga protector solar y que sea ligera.

Consuma bebidas deportivas hidratantes ricas en electrolitos como sodio, potasio, magnesio, pues estos se pierden durante la sudoración.

Y si es un atleta que va a participar en lugares donde el clima es muy caliente, la recomendación es aclimatarse al menos 3 días antes para que el cuerpo se acostumbre al ambiente.