Photo of Coconut, Coconut chips and Coconut flour against a background of burlap with a no gluten chalkboard sign in the front.
Photo of Coconut, Coconut chips and Coconut flour against a background of burlap with a no gluten chalkboard sign in the front.

Un inconveniente de las dietas sin gluten: ¿aumentan el riesgo de diabetes?

Estados Unidos

Las dietas "sin gluten" quizá sean la última moda, pero una nueva investigación plantea algunas dudas sobre sus presuntos beneficios para la salud.

En un estudio de gran tamaño con profesionales de la salud estadounidenses, los científicos encontraron que los que menos gluten comían en sus dietas en realidad tenían un riesgo ligeramente más alto de diabetes tipo 2 a lo largo de unas décadas.

Los hallazgos no demuestran que la dieta sin gluten contribuyera de algún modo a la diabetes. Pero el estudio plantea dudas sobre los beneficios a largo plazo de evitar el gluten, aunque muchas personas dan por sentado que es algo saludable.

Algunas personas (a saber, aquellas con la enfermedad celíaca, un trastorno digestivo) sí tienen que dejar de comer gluten, comentó el investigador principal, Geng Zong.

Pero hay poca investigación sobre si las demás personas se benefician de no tomar gluten, dijo Zong, becario de investigación en nutrición en la Facultad de Salud Pública T.H. Chan de la Universidad de Harvard, en Boston.

Se trata de una laguna grande en las evidencias, según Zong, dada la popularidad y el costo de los alimentos sin gluten.

El gluten es una proteína que se encuentra en granos como el trigo, el centeno y la cebada. Las personas con la enfermedad celíaca (un trastorno autoinmune en que los alimentos con gluten provocan que el sistema inmunitario ataque al intestino delgado) deben comer dietas sin gluten.

Pero las dietas sin gluten, o al menos con poco gluten, se han puesto de moda para cualquiera que quiera perder peso y mejorar su salud.

Un estudio reciente encontró que la cantidad de estadounidenses que dicen que no comen gluten se ha triplicado entre 2009 y 2014.

Los nuevos hallazgos se basan en casi 200,000 profesionales de la salud de EE. UU., a cuya salud y hábitos del estilo de vida se dio seguimiento a lo largo de tres décadas.

La moda de la dieta sin gluten no existía cuando empezó el periodo del estudio, en los 80, señaló Zong. Pero la ingesta de gluten por parte de los participantes varió de forma natural, basándose en la frecuencia con que comían alimentos como el pan, cereales y pasta.

A lo largo de 30 años, un poco menos de 16,000 participantes desarrollaron diabetes tipo 2, una enfermedad en que los niveles de azúcar en la sangre son persistentemente demasiados altos. La obesidad es uno de los factores de riesgo importantes.

Cuando el equipo de Zong observó la ingesta de gluten de las personas, los investigadores encontraron que los participantes del estudio que comieron menos gluten en realidad tenían un riesgo ligeramente más alto de desarrollar diabetes a lo largo del tiempo.

La mayoría de las personas consumieron no más de 12 gramos de gluten al día, con un promedio de entre 6 y 7 gramos. Las que estaban en el 20 por ciento superior en cuanto a la ingesta de gluten tenían un 13 por ciento menos de probabilidades de desarrollar diabetes tipo 2, en comparación con las que estaban en el 20 por ciento inferior, que comieron normalmente menos de 4 gramos de gluten al día, mostraron los hallazgos.

El equipo de Zong intentó tomar en cuenta otros factores, incluyendo los hábitos de ejercicio, el peso, la ingesta típica de calorías y los antecedentes familiares de diabetes de las personas.

Pero una ingesta menor de gluten seguía asociada a un riesgo mayor de diabetes tipo 2.

Zong presentó los hallazgos el jueves en la reunión anual de la Asociación Americana del Corazón (American Heart Association), en Portland, Oregón.

El estudio no demostró que limitar el consumo de gluten provoque diabetes de algún modo, según Lauri Wright, vocera de la Academia de Nutrición y Dietética (Academy of Nutrition and Dietetics).

Aunque los investigadores sopesaron otros factores, dijo que aun así es posible que las personas con un riesgo más alto de diabetes intentaran evitar las clases de alimentos que con frecuencia contienen gluten.

Wright, que no participó en el estudio, también es directora del programa de doctorado de nutrición clínica en la Universidad del Norte de Florida, en Jacksonville.

La moraleja, de acuerdo con Wright, es la siguiente: a menos que tenga la enfermedad celiaca, el camino a seguir es centrarse en la calidad de los carbohidratos, en lugar de evitar el gluten.

Wright aconsejó que se comieran verduras, fruta y granos integrales ricos en fibra, en lugar de carbohidratos refinados.

"Pero tenga en cuenta los tamaños de las porciones, y tenga cuidado con lo que añade", dijo Wright. Las cremas y la mantequilla, comentó, son ejemplos de "adiciones" que pueden desbaratar sus buenas intenciones.

Una preocupación por el hecho de comer poco gluten es que podría reducir las fuentes importantes de fibra dietética, que, como sugiere la investigación, ayuda a protegerse de la diabetes tipo 2 y otras enfermedades crónicas.

En este estudio, las personas con un consumo bajo de gluten comían menos fibra basada en granos. Y eso pareció explicar parcialmente su riesgo más alto de diabetes, dijo Zong.

Se mostró de acuerdo en que es importante centrarse en comer una variedad de alimentos integrales ricos en nutrientes, en lugar de obsesionarse con el gluten.

Las investigaciones presentadas en reuniones médicas se deben considerar preliminares hasta que se publiquen en una revista revisada por profesionales.