No deben faltar alimentos como el pan, galletas, embutidos, quesos, frutos secos, cereales, yogur y frutas.
No deben faltar alimentos como el pan, galletas, embutidos, quesos, frutos secos, cereales, yogur y frutas.

Meriendas saludables y con sabor y de todos los colores para darle energía extra

San Pedro Sula.

La merienda que lleve o los alimentos que escoge integir en la escuela deben ser lo más saludables que le ayuden a mantenerse atento y con energía durante su jornada de estudio.

La doctora Olga Ham, de Cemesa comenta que “como padres se debe tener mucho cuidado en los alimentos que se preparan a los niños en su etapa, preescolar porque estos son los hábitos que irán imitando cuando tengan la oportunidad de elegir en la etapa subsiguiente (escolar y secundaria)”

Se puede considerar que la merienda o lonchera es la primera herramienta para iniciar buenos hábitos alimentarios, “esta no reemplaza ninguna de las comidas principales como desayuno, almuerzo o cena. Los niños están en pleno crecimiento y necesitan alimentos de calidad, por lo que la alimentación de los más chiquitos es nuestra responsabilidad, los adultos somos el ejemplo de los niños”.

Especial.

Los padres deben sabr que una lonchera equilibrada es aquella que contiene los alimentos adecuados, variados y nutritivos para el desarrollo y crecimiento del niño, indica la doctora.

Esta debe contener: una bebida, una fuente de Carbohidratos, una fuente de proteína. Además contener una fruta o verdura o semillas.

Las características principales al momento de elaborar la lonchera o meriendas son: hacer el menú en base a las sugerencias de los niños, con este simple paso se garantiza que el en un futuro próximo pueda hacer buenas elecciones al monto de comprar sus alimentos en el área de cafetería de la escuela, detalla Ham.

Esta comida debe ser fácil de elaborar. Uso de envases simples, higiénicos y herméticos.

La comida debe ser diferentes alimentos y no repetir durante la semana, se puede elaborar con el niño para que el participe.

Evitar preparar comidas grasosas o demasiadas dulces o saladas.

La doctora comenta que ninguna merienda sustituye el desayuno. Elegir siempre en base a los principales grupos de alimentos; carbohidratos, fibra proteínas verduras y frutas

Iniciar a probar porciones pequeñas de fruta del gusto del niño si no está acostumbrado a comerlo en la escuela (elija frutas fáciles de transportar y comer.

Recuerde que si el niño tuvo una buena experiencia en los primero años con el uso de su lonchera preferirá siempre llevar los alimentos de su casa, y seguirá con un patrón saludable hasta su edad adulta. Y podrá hacer tomara la mejor elección al momento de comprar,

Consejos para la escuela y en casa

La nutricionista Ana Guitérrez proporcina varios consejos para una alimentación saludables para los menores

1. “Permitir que los niños decidan cuáles frutas o verduras quieren consumir durante la semana, les hace sentir que tienen el poder de tomar sus decisiones, eso conlleva que luego las consuman con mayor facilidad”.

2. Según la Academy of Nutrition and Dietetics de Estados Unidos, lo ideal es servirle a los más jóvenes de la casa el mismo alimento en 12 formas diferentes para que lo puedan degustar. Debe poner un poco de su imaginación en su lonchera.

3. Puede hacer partícipes a los niños en la preparación del almuerzo o la cena, tomando todas las precauciones del caso, esta táctica les permitirá sentir la textura de los alimentos, su olor y color. Además siempre escoger un menú saludable para todos.

4. En casa siempre coloque un tazón con fruta fresca entera en la mesa de la cocina o algunas frutas o verduras cortadas que se vean al abrir la puerta del refrigerador, “es importante recordar que a los niños se les estimula por la imaginación”, afirma.

5. Ofrézcale tres tiempos de comida: desayuno, almuerzo y cena. Y dos meriendas. Los niños que almuerzan en la casa cuando regresan de la escuela, pueden realizar dos meriendas una a media mañana, otra a medio día y almorzar a media tarde.

Ejemplo en la casa

La nutricionista Raquel Tejada comenta que de los cero meses a los seis años la conducta alimenticia de los niños va a ser la que nosotros como adultos le inculquemos, es por eso que el ejemplo de los padres juega un papel muy importante, si nosotros queremos que nuestros hijos coman de todo, nosotros como padres debemos comer de todo.

Es recomendable que se realice por lo menos una comida en familia al día y que los padres planifiquen y preparen las comidas y meriendas en conjunto con sus hijos, estableciendo una forma divertida en la que el niño participe activamente escogiendo su propia alimentación.

La merienda que debe incluir para la escuela y en casa. En esta etapa debe existir un trabajo en conjunto entre los padres, la persona que cuida a los niños y/o el maestro en la escuela. Deben tener pleno conocimiento de los requerimientos calóricos en cada etapa del infante y apegarse a ese plan.

Un niño menor de un año necesita ingerir mil calorías diarias, a partir de ahí se agregan 100 calorías por cada año, es decir, un niño de un año 1,100 calorías, de dos años 1,200, de tres años 1,300 y así sucesivamente. A la hora de seleccionar y elegir la merienda para cada día de los niños, es necesario planificarse con antelación.