Los niños debe consumir de forma diaria mucha fruta y verdura.
Los niños debe consumir de forma diaria mucha fruta y verdura.

Ocho maneras de ayudar a los niños a evitar los gérmenes

Estados Unidos

Hay una gran cantidad de modos en que los padres pueden ayudar a mejorar el sistema inmunitario de su hijo, sugiere una médica de familia.

"El sistema inmunitario nos ayuda a combatir las infecciones", dijo la doctora Palak Shroff, especialista en medicina de familia en el Centro Médico de los Hospitales Universitarios de Cleveland.

"La inmunidad se desarrolla a lo largo del tiempo, así que cuanto más se expone alguien, más se desarrolla el sistema inmunitario", explicó Shroff en un comunicado de prensa del centro.

"Todo el nuevo entorno de los niños es nuevo, pero con el tiempo, la inmunidad se desarrollará y mejorará", añadió.

Shroff sugirió ocho claves para ayudar a los niños a minimizar su riesgo de contraer cada resfriado y virus con los que se encuentren:

La lactancia materna es el primer paso.

Es un modo importante de ayudar a su hijo a desarrollar un sistema inmunitario fuerte. "Durante la lactancia materna, la inmunidad de la madre se transfiere al niño", dijo Shroff. La vacunación es otro factor crucial.

Recibir todas las vacunas recomendadas evita que los niños contraigan enfermedades potencialmente peligrosas, como la tos ferina, el sarampión, las paperas, la hepatitis y la varicela. "Todos los niños mayores de 6 meses deberían vacunarse.

A veces los niños pequeños contraen la gripe y se desarrolla en neumonía, y luego tienen dificultades para mejorar durante mucho tiempo", indicó Shroff. Ofrezca a los niños una dieta sana.

Los padres deberían asegurarse de que los niños reciben una comida equilibrada con mucha fruta y verdura. Estos alimentos contienen antioxidantes, vitaminas y minerales que son esenciales para el sistema inmunitario. Los niños necesitan suficiente sueño.

Si los niños no descansan bien, su cuerpo pierde sus mecanismos de defensa naturales y lo pasan peor al combatir contra las enfermedades, dijo Shroff.

La actividad física también es importante. Hacer mucho ejercicio promueve una mejor circulación de la sangre. Esto ayuda a que los pulmones y el corazón funcionen mejor, lo que mejora la inmunidad, añadió.

Enseñe a los niños una buena higiene. Recordarles que se laven las manos y que se cubran cuando tosen son hábitos sencillos cuyo desarrollo se debe fomentar incluso en los niños pequeños.

Proteja a los niños del humo de tabaco. Como cualquier alérgeno, el humo de segunda mano daña la inmunidad de un niño. Los niños que estén expuestos al humo de cigarrillo de forma regular tienden a desarrollar infecciones respiratorias.

Evite el uso excesivo de antibióticos. Cuando estos medicamentos se usan en exceso, las bacterias pueden desarrollar una resistencia a los mismos. De modo que cuando su hijo se contagia de una enfermedad bacteriana que normalmente se trataría con antibióticos, el tratamiento quizá no funcione. Lo mejor es dejar que la mayoría de las enfermedades virales sigan su curso, aconsejó Shroff. Más información

La Academia Americana de Pediatría (American Academy of Pediatrics) tiene más información sobre una vida saludable para los niños.