Debbie Reynolds y su hija Carrie Fisher.
Debbie Reynolds y su hija Carrie Fisher.

La muerte de Debbie Reynolds centra la atención en el "síndrome del corazón roto"

La muerte de Debbie Reynolds centra la atención en el 'síndrome del corazón roto'

Un accidente cerebrovascular (ACV) acabó con la vida de la actriz Debbie Reynolds, de 84 años, el miércoles, solo un día después de que su hija, Carrie Fisher, muriera de un ataque cardiaco.

El hijo de Reynolds, Todd Fisher, dijo a Associated Press que el estrés de perder a su hija podría haber sido un factor contribuyente en la muerte de su madre.

Ahora, los médicos familiarizados con esos casos están de acuerdo en que el llamado "síndrome del corazón roto" podría haber influido.

"Muchas veces escucho una mención causal de alguien que ha fallecido por un ’corazón roto’, pero lo que muchos no saben es que el ’síndrome del corazón roto’ es una afección médica real", dijo el doctor Matthew Lorber, psiquiatra en el Hospital Lenox Hill de la ciudad de Nueva York.

Lorber no formó parte del equipo médico de Reynolds, pero dijo que muchos médicos están familiarizados con este síndrome.

"El síndrome del corazón roto se refiere a las consecuencias de que el corazón se exponga a un aumento de las hormonas del estrés desencadenado por un factor estresante importante", explicó. "Se ve más frecuentemente en las mujeres de a partir de 50 años".

"Cuando las hormonas del estrés golpean al corazón, pueden causar arritmias [una frecuencia cardiaca irregular temporal], angina de pecho [dolor de pecho severo], falta de aliento y cambios intensos en la presión arterial", dijo Lorber.

Para la mayoría de las personas que están en medio de una crisis personal, incluyendo una pérdida repentina, estas condiciones cardiacas son temporales. La mayoría "se recuperarán sin ningún daño permanente", comentó Lorber. Pero el efecto en una minoría de casos podría ser más severo.

Según AP, el hijo de Reynolds confirmó que su madre falleció de un ACV después de que haber sido trasladada al Centro Médico Cedars-Sinai de Los Ángeles.

"Ella está ahora con Carrie, y todos estamos destrozados", dijo Todd Fisher a la agencia de noticias. Añadió que cree que el estrés de la muerte de su hermana "fue demasiado" para su madre.

Carrie Fisher, más conocida por su papel icónico como la Princesa Leia en las películas de "Star Wars", falleció el martes después de sufrir un ataque cardiaco la semana pasada en un vuelo desde Londres a Los Ángeles. Tenía 60 años.

El martes, Reynolds había expresado su gratitud a los fans de su hija en Facebook.

"Gracias a todos los que han aceptado el don y el talento de mi querida y maravillosa hija. Agradezco sus buenos pensamientos y oraciones que ahora la están guiando a su nuevo destino", había escrito Reynolds.

Reynolds era más conocida por sus papeles en películas producidas en los años 50 y 60, como por ejemplo "Tammy" y "Singing in the Rain." Recibió una nominación a un Óscar por su papel principal en la película "The Unsinkable Molly Brown" en 1964.

Carrie Fisher era la hija de Reynolds y del cantante Eddie Fisher. El matrimonio terminó cuando Carrie tenía 2 años, después de que Fisher dejara a Reynolds por la actriz Elizabeth Taylor.

El duelo repentino y otras crisis vitales no tienen por qué ser un peligro para la salud cardiaca, añadió otro médico.

El doctor Scott Krakower, psiquiatra en el Hospital Zucker Hillside en New Hyde Park, Nueva York, dijo que "si usted sospecha que está en riesgo de sufrir este síndrome, debería ir a ver un médico lo antes posible".

Además, "es importante hacer un duelo de forma apropiada y usar técnicas de reducción de la ansiedad y el estrés durante ese periodo", comentó Krakower. "Estas técnicas podrían incluir la respiración profunda, saber calmarse solo y poner en práctica el mindfulness (atención plena). Es importante seguir una rutina, acordarse de comer y dormir lo suficiente".