Más noticias

La jardinería también es para los niños

Hacer un huerto en casa es una excelente manera de que los niños coman frutas

Esta puede ser una excelente manera para que los niños se interesen por las frutas y verduras.
Esta puede ser una excelente manera para que los niños se interesen por las frutas y verduras.

¿Todavía tiene dificultades para hacer que sus hijos coman fruta y verdura? Los estudios muestran que una solución es cultivarlas usted mismo.

Los niños se emocionan cuando ven que el jardín produce alimentos frescos y tienen una mayor motivación para comer lo que han ayudado a cultivar. Da a los niños una buena comprensión de lo que se necesita para llevar las verduras a la mesa y les enseña sobre las opciones alimentarias saludables. La jardinería también es una gran forma de hacer una pausa de toda la tecnología, y de hacer ejercicio extra y disfrutar de estar al aire libre.

Independientemente de que tenga un espacio muy pequeño o un gran patio, empiece a planificar ahora. Es importante conocer su zona de cultivo, así que utilice los recursos en internet a fin de determinar su zona climática y los momentos de plantación adecuados.

Para que los niños se interesen, la Oficina de Granjas de Arizona sugiere que vean los coloridos catálogos de semillas juntos y les dejen elegir cuáles quieren. Pero no necesita aburrirles con cada detalle de la planificación.

Deje que sus responsabilidades sean apropiadas para su edad. Los niños mayores pueden involucrarse más en la planificación y el diseño del jardín, en la cosecha e incluso en la preservación de parte de la cosecha.

Los niños más pequeños pueden ayudar a plantar las semillas, quitar las malezas y regar las plantas, pero intente darles herramientas apropiadas para su edad y guantes que les vengan bien, según la oficina de granjas. Los niños pequeños disfrutarán más de sus tareas si usan guantes y herramientas apropiados para sus manos pequeñas.

También debería dar a los niños su propio espacio y verduras para que tengan una sensación de propiedad con un espacio de cultivo que sea suyo, en mitad de las parcelas más grandes de mamá y papá.