Más noticias

Papás sus hijos quieren que suelten el teléfono

La mayoría de los padres pasan mucho tiempo en sus redes sociales por lo que los hijos les hacen una petición

Un nuevo estudio reveló que los jóvenes piden a sus padres que pasen menos tiempo en sus teléfonos.
Un nuevo estudio reveló que los jóvenes piden a sus padres que pasen menos tiempo en sus teléfonos.

Esa es una de las cosas que los niños y adolescentes dijeron que querrían decirles a sus padres, según una encuesta sobre las normas y las expectativas de las familias relacionadas con las tecnologías.

Para comprender mejor la guerra entre padres e hijos sobre los aparatos electrónicos, los investigadores de la Universidad de Michigan y la Universidad de Washington preguntaron a 249 familias con hijos de 10 a 17 años de edad sobre las normas familiares.

Un interés particular eran las expectativas de los jóvenes sobre el uso de tecnología de sus padres.

Como los padres, muchos jóvenes sienten que en ciertas situaciones no debería haber ninguna tecnología presente en lo absoluto, por ejemplo a la hora de las comidas o cuando intentan tener una conversación con mamá o papá.

Los niños y adolescentes también dijeron que quieren que sus padres practiquen lo que predican. Por ejemplo, no usar mensajes de texto mientras conducen, incluso cuando el semáforo esté en rojo.

Esto también significa no divulgar demasiada información sobre sus hijos. Los jóvenes encuestados dijeron que los padres no deberían sentirse con la libertad de publicar lo que consideran que es una información aceptable sobre sus hijos sin que sus hijos den su consentimiento.

"El doble de jóvenes que de padres expresaron preocupación sobre los familiares que comparten información personal sobre ellos en exceso en Facebook y otros medios sociales sin autorización", comentó en un comunicado de prensa de la Universidad de Michigan la investigadora Sarita Schoenebeck.

"Muchos jóvenes dijeron que encontraron que el contenido era embarazoso y que se sentían frustrados cuando sus padres seguían haciéndolo", señaló Schoenebeck, profesora asistente en la Facultad de Información de la Universidad de Michigan.

En general, los jóvenes dijeron que deseaban que sus padres redujeran el tiempo que pasan con la tecnología, que moderaran más su uso y que lo equilibraran con otras actividades.

A los padres de la encuesta tendían a no preocuparles las normas distintas para padres e hijos. Pero los jóvenes lo consideraban como una hipocresía. También dijeron que era más fácil seguir las normas cuando éstas aplicaban por igual a padres e hijos.

Los jóvenes también indicaron que las normas familiares sobre la tecnología funcionan mejor si se desarrollan tomando en cuenta las opiniones tanto de los padres como de los hijos.