Más noticias

Relacionan el acoso severo con la salud mental

Las víctimas de acoso severo son propensos al suicidio

Los adolescentes que sufrieron un acoso severo cuando eran niños tienen un riesgo más alto de problemas de salud mental e intentos de suicidio.
Los adolescentes que sufrieron un acoso severo cuando eran niños tienen un riesgo más alto de problemas de salud mental e intentos de suicidio.

Los adolescentes que sufrieron un acoso severo cuando eran niños tienen un riesgo más alto de problemas de salud mental e intentos de suicidio, según un estudio canadiense.

El estudio incluyó datos de más de 1,300 niños en la provincia de Quebec, desde el nacimiento hasta los 15 años de edad.

Aproximadamente el 59% de los niños reportaron hacer sufrido algo de acoso en sus primeros años de la escuela primaria, pero eso generalmente se redujo a medida que los niños crecieron.

Pero más o menos el 15% de los niños se "expusieron a los niveles más severos de victimización desde el principio de su educación hasta la transición a la escuela secundaria", escribieron en el estudio Marie-Claude Geoffroy y sus colegas investigadores de la Universidad de McGill, en Montreal.

"Aunque la victimización de los pares empieza a reducirse al final de la niñez, los individuos del grupo de la trayectoria severa seguían expuestos al nivel más alto de victimización en la adolescencia temprana", indicaron los investigadores.

A los 15 años de edad, los que habían sufrido un acoso severo cuando eran más jóvenes tenían más del doble de probabilidades de reportar depresión o un estado de ánimo bajo y el triple de probabilidades de reportar ansiedad que los que habían experimentado poco o ningún acoso. Tenían también casi 3.5 veces más probabilidades de reportar pensamientos suicidas serios o intentos de suicidio.

El estudio no encontró que los adolescentes que habían sufrido un acoso moderado tuvieran un riesgo más alto de problemas de salud mental.

Los hallazgos aparecen en la edición del 15 de enero de la revista Canadian Medical Association Journal.

"Nuestros resultados, junto con los de muchos otros estudios, sugieren que la victimización severa de los pares podría contribuir al desarrollo de problemas de salud mental en la adolescencia", escribieron los investigadores. "Por tanto, es importante prevenir la victimización severa en un momento temprano de la vida".

Los esfuerzos contra el acoso deberían empezar antes de que los niños entren en la escuela, dijeron los investigadores en un comunicado de prensa de la revista.