Más noticias

Escoja el juguete adecuado en Navidad

Considera algunas características que todo juguete debe tener para hacer pasar un buen rato a los pequeños.

Redacción.

Dar con el juguete adecuado para generar una inolvidable carita de emoción en los hijos al abrir sus regalos de Navidad parece un reto difícil de cumplir ante la gran oferta que inunda los centros comerciales.

Sin embargo,considerar algunas características que todo juguete debe tener para hacer pasar un buen rato a los pequeños resuelve gran parte del asunto.

Mayte Lot, profesora de la Facultad de Pedagogía de la Universidad Panamericana, considera que todo juguete que se precie de ser bueno no es el más caro y grande, o el que está de moda, ni siquiera el que está de oferta.

“Si lleva implícito el valor de despertar la imaginación y la creatividad, si es divertido y no causa momentos de ansiedad o angustia, si produce la sorpresa equiparable a la de los bebés cuando descubren una caja y se esconden en ella y propicia interacción con otras personas, se puede considerar un buen juguete”, aseguró.

“Nunca debemos olvidarnos de que la finalidad intrínseca de todo juguete tiene que ser su valor lúdico. Los niños y niñas, por encima de todo, deben divertirse y disfrutar con ellos”, coincide la Asociación Española de Fabricantes de Juguetes (Aefj).

Compartir la experiencia del juego entre niños y adultos es uno de los mejores aprendizajes para los pequeños.

Tarea. Para dar con el adecuado para la personalidad del niño o la niña, también debe haber un conocimiento previo de sus gustos y aficiones.

Y la única manera de saberlos con precisión es invertir tiempo en jugar con ellos, no una o dos veces o en las vacaciones, sino todo el tiempo.

A quienes no han invertido muchas horas en ello, Mayte Lot sugiere dar una vuelta juntos por las tiendas de juguetes.

“Es bueno que los lleves y les digas ‘escoge uno’; ver juntos los que le llamen la atención y enseñarle lo que le representará, considerar si jugará solo o con más personas, si trata de algo que le gusta y analizarlo juntos”. Los juguetes “potencian la inteligencia, la creatividad, la afectividad, la habilidad manual y otras facetas de la personalidad del niño”, indica la asociación española.

La ruta natural para jugar

El niño siempre querrá los juguetes que le inciten a utilizar las capacidades que va desarrollando.

De 0 a 6 meses
Móviles de cuna, sonajas de colores, mordederas, juguetes con diversas texturas y/o sonidos y muñecos de goma.

De 7 a 12 meses
Pelotas, juegos para insertar piezas grandes, muñecos de trapo y juguetes para el agua con contraste de colores, sonidos y texturas.

De 13 a 18 meses
Muñecos de trapo, felpa o goma, cubos de madera o plástico para construir, bicicletas y carritos.

De 19 a 24 meses
Carros, columpios, bicicletas; juegos de expresión: hojas, colores, pinturas digitales, instrumentos musicales, muñecos y animales de trapo o peluche.

De 2 a 3 años
Triciclos, carros, palas, rompecabezas, plastilina, pintura, juguetes musicales, muñecas, disfraces y trastes mini.

De 3 a 5 años
Muñecos con accesorios o articulados, primeros juegos de mesa, patines, triciclos, bicicletas, cuentos, marionetas.

De 6 a 8 años
Juegos de manualidades, experimentos, telescopios, microscopios, equipos para hacer deporte, pelotas, balones, bicicletas, juegos de preguntas y respuestas y de memoria.

De 9 a 11 años
Construcciones complejas, juegos de estrategia y reflexión, juegos audiovisuales, electrónicos, de experimentos complicados y complementos deportivos.