Más noticias

“Deadpool es un antihéroe que se conforma con mejorar”

El actor canadiense protagoniza y produce la película de acción y comedia que llega a las salas de Cinemark este martes 15 de mayo

“Deadpool es un personaje de moral flexible que no quiere hacer el bien, sino que lo hace a regañadientes, no es virtuoso”.
“Deadpool es un personaje de moral flexible que no quiere hacer el bien, sino que lo hace a regañadientes, no es virtuoso”.

Madrid, España

El actor Ryan Reynolds presentó en Madrid la secuela de su adaptación al cine del personaje de cómic de Marvel: Deadpool, un “idiota disfuncional que se ríe de sí mismo, un antihéroe que se conforma con ser hoy un poco mejor que ayer, como nosotros”.

“Deadpool es un personaje de moral flexible que no quiere hacer el bien, sino que lo hace a regañadientes; no es virtuoso, no es Superman ni Capitán América. Pero eso le hace único, interesante, lo quieres. Quieres a un tipo que mete la pata cuando lo que prima es ser perfecto y dar la versión mejorada de uno mismo”, explica Reynolds.

Vea: El nuevo avance de Deadpool 2 presenta al escuadrón X-Force

El actor, protagonista, productor y guionista de Deadpool 2, que tendrá un preestreno mañana a partir de las 5:00 pm en las salas de Cinemark, se explicaba así en un encuentro con la prensa celebrado en Madrid al que acudió acompañado de Josh Brolin, intérprete de Cable, el malo de la cinta, que curiosamente también es el villano de Avengers: Infinity War.

Felizmente casado
Ryan Reynolds está casado con la actriz Blake Lively desde 2012. Ambos han procreado dos hijas: Inés y James, y son una de las parejas más estables y cómicas de la farándula, ya que les encanta hacerce bromas en las redes. Hace unos días surgieron rumores de divorcio entre ellos, a lo que Ryan contestó con humor: “Ojalá, así podría dedicarme más tiempo a mí mismo”.

Dirigida por David Leitch, responsable de John Wick (2014) y Atómica (2017), entre otras, Deadpool 2 es la secuela de la primera, estrenada en 2016, que resultó ser un éxito de taquilla, recaudó más de 837 millones de dólares, y de crítica, ya que fue la primera de superhéroes en ser nominada a los Globos de Oro.

“Deadpool habita un espacio que nadie más ocupa, es cómico, se dirige directamente al espectador y piensa como él, rompe la cuarta pared y otras muchas barreras, algo impensable en el universo Marvel y DC; creo que ellos cuentan la historia que quieren los fans y eso los limita. Por eso Deadpool es más real”, apunta el canadiense.

No obstante, Reynolds opina que “cualquier cosa que tenga éxito en Hollywood se fotocopia hasta volverlo irreconocible”, pero Deadpool no ha dolido a “la gran máquina de Marvel” porque “llevan una década haciendo lo suyo y lo hace mejor que nadie”.

Trama

La película comienza con el personaje reventado en trozos después de un intento de suicidio provocado por la muerte de su novia; su amigo X-Men Coloso recoge los pedazos y lo recompone, en un intento más de que el antihéroe se incorpore al grupo de los mutantes invencibles. Pero Deadpool es incapaz de seguir las normas.

La película es también un continuo disparate de bromas contra los X-Men. “Todo es ofensivo y eso es lo maravilloso de la película, en estos tiempos de presión en los que no se puede decir nada, es tan bonito poder reírse con una película de calificación adulta (Para mayores de 18). Y ha sido un éxito: la gente necesita reírse. Nunca he encontrado un papel que me haya dado tanta libertad como este”.

Durante la entrevista fue inevitable consultarle a Rey-

nolds sobre el presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

El canadiense dijo que un encuentro entre Deadpool y Donald Trump sería “muy feo”, primero, porque Deadpool es canadiense y “querría hablar de aranceles”. Pero sobre todo, porque “no le interesa la política, solo crear tragedia: se me ocurre que le podría arrancar la peluca, creo que haría lo que menos te esperases, así es él, impredecible”, concluyó Reynolds.