Más noticias

Kate Upton detalla el acoso de Paul Marciano  

La modelo reconvertida en actriz relata cómo en su primer encuentro con el co-fundador de Guess, allá por 2010, él le tocó los pechos para "comprobar si eran auténticos", iniciando así una dinámica de acoso que habría durado años

Kate Upton y Paul Marciano.
Kate Upton y Paul Marciano.

California, EUA.

Hace unas semanas, la modelo Kate Upton recurría a las redes sociales para arremeter contra la marca Guess en el marco del movimiento 'Me Too', criticando a sus altos cargos por mantener en una posición de poder a su director creativo, Paul Marciano, y permitirle así que siguiera sometiendo a otras mujeres al mismo trato denigrante que supuestamente le dedicó a ella.

Aunque en aquel momento la maniquí reconvertida en actriz no quiso entrar a dar detalles sobre sus alegaciones, ahora sí lo ha hecho en una entrevista a Time en la que rememora su primer día de trabajo con el co-fundador de la casa de moda, en julio de 2010.

Después del primer día de rodaje de la campaña Guess Lingerie (el 25 de julio de 2010), Paul Marciano dijo que quería verme. Tan pronto como entré con el fotógrafo Yu Tsai, Paul vino directamente hacia mí, agarró mis pechos por la fuerza y ​​comenzó a sentirlos, jugando con ellos en realidad. Después de empujarlo, dijo: ‘Me estoy asegurando de que sean reales'”, relató Upton.

"A pesar de que hice todo lo posible para evitar el contacto físico a lo largo de la reunión, no paró de tocarme de una forma muy posesiva y agresiva, agarrando mis muslos, cogiéndome del brazo para acercarme a él, sujetándome por los hombros, tocándome el cuello, los pechos... y oliéndome. Entonces le pidió a Yu Tsai, el fotógrafo, que nos dejara solos. Por suerte, pude mandarle un mensaje muy rápido a Yu pidiéndole que no lo hiciera, pero eso no detuvo el toqueteo de Paul Marciano", afirma Kate Upton.

kate-upton-guess-aac-feb2011-011(1024x768)
Kate Upton en una campaña de Guess en 2011.

Pero el ataque no terminó allí, la bella modelo asegura que Marciano también trató de besarla a la fuerza, pero ella se ressistió. “No quería decir ‘quítate de mí’ porque no quería abrir la boca y que él pudiera poner su lengua en mi boca. Tenía dos opciones: hacer todo lo posible para alejarlo y evitar su persecución, o golpear al CEO de Guess. Así que decidí simplemente alejarme”, explicó.

Según su relato, esa dinámica volvió a repetirse un mes después, cuando Guess la contrató para una nueva campaña, con el añadido de que en esa ocasión Paul Marciano también se presentó en su hotel insistiendo en que le dejara subir a su habitación.

El fotógrafo al que hace mención la modelo en sus declaraciones ha corroborado su historia a Time, además de compartir el enlace al artículo en sus redes sociales. Ellen von Unwerth, otra de las fotógrafas para las que posó Kate como imagen de Guess, ha expresado su apoyo a la artista, aunque reconociendo no recordar algunos de los episodios que ella narra y que se habrían producido en su presencia.

En mayo de 2011, la entonces joven modelo acudió a otra sesión de fotos en la que el creativo se habría comportado de manera "especialmente maleducada, repitiéndole a todo el mundo lo poco profesional que era y alegando que estaba borracha en el set", y que supuestamente culminó con Paul Marciano gritando que sacaran "a esa cerda gorda" de su vista, en alusión a Kate Upton.

kate-upton-guess-spring-9-b177(1024x768)
Tras las negativas, Kate Upton dice que Paul Marciano la trataba con desprecio. Una vez la llamó "cerda gorda".


El estrés y la angustia del acoso sistemático al que habría sido sometida llevó finalmente a Kate a rechazar una oferta de 400.000 dólares para ceder de nuevo su imagen a Guess en 2012, cuando sus portadas para Sports Illustrated ya la habían convertido en una estrella.

"Paul usó su poder para hacerme sentir insegura y totalmente impotente, pero no voy a permitir que siga intimidándome. Los hombres como él piensan que son intocables, pero los tiempos están cambiando", alega.

En respuesta a la entrevista de la modelo, Paul Marciano ha negado una vez más todas sus acusaciones en un comunicado a Time, insistiendo en que nunca la tocó o estuvo a solas con ella.