Más noticias

Demandan a Sofia Richie por publicar fotos suyas de agencia

La joven modelo podría tener que pagar un millón de dólares a una agencia de fotos por compartir en sus redes sociales siete instantáneas que, curiosamente, la retratan a ella promocionando una marca de bolsos

Sofia Richie
Sofia Richie

EUA.

La modelo Sofia Richie -hija del cantante Lionel Richie y actual pareja de Scott Disick- podría verse obligada ahora a indemnizar con un millón de dólares a una agencia de imágenes por haber compartido en sus redes sociales siete instantáneas que la retratan precisamente a ella paseando tranquilamente el pasado verano.

Como ha revelado el portal de noticias TMZ, la agencia Backgrid, una de las principales suministradoras en Estados Unidos de imágenes de celebridades tomadas en su día a día, ha demandado a la joven por haber aprovechado estas estampas que -independientemente de su contenido- pertenecen a la empresa para promocionar en su perfil de Instagram su condición de embajadora de la firma de complementos Samantha Thavasa. Y es que en estas fotos, tomadas en un espacio público, esta aparece luciendo orgullosa uno de los característicos bolsos amarillos de la casa de moda.

La mencionada agencia argumenta en su escrito al tribunal que, poco después de percatarse del uso irregular de su material gráfico, envió a los representantes legales de Sofia Richie una carta para que eliminara las imágenes de su cuenta y, por tanto, honrara los derechos de autor de estas imágenes. Tras no obtener respuesta, sus abogados se pusieron directamente en contacto con los de la modelo para insistir en el carácter ilegal de su acción y, en consecuencia, Sofía terminó eliminando cuatro de las siete publicadas.

Sin embargo, a día de hoy tres de estas instantáneas siguen expuestas en el espacio personal de Sofia Richie y eso explica que Backgrid haya optado finalmente por la justicia ordinaria para hacer valer sus derechos.

Además de exigir la desaparición inmediata de las fotos, la empresa reclama a la maniquí un millón de dólares en concepto de daños y perjuicios, necesarios a su juicio para compensar las pérdidas económicas que se derivarían de su libre difusión en Instagram.