Más noticias

El segundo acto de Michael Keaton

No hace mucho tiempo, la única pregunta que muchos se hacían sobre el artista era: ¿qué le pasó?

Nacido como Michael John Douglas y originario de Pittsburgh, Keaton es al que los actores jóvenes observan de reojo. Si le piden consejo, está contento de ofrecer <br/>
Nacido como Michael John Douglas y originario de Pittsburgh, Keaton es al que los actores jóvenes observan de reojo. Si le piden consejo, está contento de ofrecer

Hollywood, Estados Unidos

El hombre que había sido una superestrella de Hollywood durante la década de 1980 aún aparecía de modo ocasional como actor en algunos papeles, pero la mayoría del tiempo simplemente estaba desaparecido. ¿Dónde andaba?

Resulta que estaba en su rancho de ganado y heno de 400 hectáreas en Montana, esperando el momento y el guion que lo pusiera en acción.

“Todo se reduce a una cosa: ¿cuál es la historia? La historia lo es todo”, dijo el actor. “La segunda pregunta es ‘¿cómo la vamos a contar?’”. “Puede parecer obvio, pero es impresionante que la gente no se pregunta eso muy seguido”.

Era un día caluroso de verano al sur de California, y Keaton estaba esperando una entrevista en un hotel de Beverly Hills, vestido con una camisa azul claro, pantalones de mezclilla y lentes oscuros de espejo. Su cabello aún es negro, aunque también tiene algunos cabellos canos.

ls-entrevista1-100917(800x600)
Keaton lidera un escuadrón antiterrorista de la CIA en su nuevo thriller “American assassin.”

Si Keaton parece estar en paz consigo mismo, no es de sorprenderse: nadie ha preguntado qué le pasó últimamente, y de hecho ha estado activo en años recientes. Se ganó su primera nominación al Oscar, como Mejor Actor, por su trabajo en Birdman or (The unexpected virtue of ignorance) (2014) y tuvo un papel importante en Spotlight (2015), que ganó un Oscar como Mejor Película. Ah, y también actúa como el villano principal en uno de los éxitos veraniegos de este año: Spider-Man: Homecoming.

Lo que sigue es American assassin que se estrenará mundialmente el 15 de septiembre. Basada en una serie de libros escritos por Vince Flynn y dirigida por Michael Cuesta, la película está protagonizada por Dylan O’Brien en el papel de Mitch, un joven lleno de ira que ingresa a un escuadrón antiterrorismo experto de la CIA después de que su prometida es asesinada durante un ataque terrorista en una playa turística. El equipo está liderado por el implacable San Hurley (Keaton), que está tras la pista de Ghost (Taylor Kitsch), un terrorista que intenta construir una bomba nuclear.

“Es una película de acción para gente pensante”, dijo Keaton, “lo que creo que está bien”. El terrorismo es un tema candente en estos días, y Keaton admite que tuvo algunas dudas.

“No estaba realmente interesado en hacer algo que pareciera un cliché o con gente que lucía de cierta manera por ser de (cierta) parte del mundo y que entonces hacen cosas horribles basadas en su filosofía”, explicó. “Es un tema mucho más complicado que eso. No me interesaba decir: ‘Son diabólicos, gente loca que hace estas cosas horribles y nosotros somos los buenos”. “Es estúpido”.

ls-entrevista2-100917(800x600)
El actor interpreta al villano The Vulture en “Spider-Man: Homecoming.”

En sus tiempos, Keaton encarnó a uno o dos superhéroes, no obstante, Stan Hurley definitivamente no es uno de ellos. No es un tipo que juegue limpio, y no le importa torturar a un prisionero si eso lo acerca al hombre que persigue.

“Si estás actuando como el malo”, dijo Keaton, “solo me interesa una cosa: no retrocedemos y justificamos cada acción. Stan cruza muchos límites. Lo habría odiado si el guion tuviera escenas adicionales donde todo el mundo dice: ‘Bueno, de hecho, también es adorable’. Eso no es lo más valiente para un actor”.

“Lo que yo quería era comprometerme totalmente a darle vida a un cierto tipo de hombre, con verrugas y todo”.

En algún momento de la película, a Hurley mismo lo amarran y torturan. Resulta ser mucho más rudo que Keaton, según él mismo afirma. “Yo aguantaría dos segundos”, dijo el actor, “Como dice mi hermano: ‘Si le pones enfrente un plato de galletas de chocolate calientes, Michael te diría: “Está bien, ¡te digo todo!”’

“De hecho, me da curiosidad saber qué tanto podría aguantar”, dijo Keaton con más seriedad, “porque quizá me sorprenda de mí mismo. Aunque, mira lo tuvo que pasar John McCain (un exprisionero de guerra en Vietnam). No puedo ni siquiera imaginarlo. Y tuvo la oportunidad de irse y dijo ‘No, me quedaré aquí con el resto del batallón y la tropa’. Me parece increíble”.

Keaton dijo que le pareció interesante trabajar con una estrella joven como O’Brien.

ls-entrevista3-100917(800x600)
En “Spotlight”, película ganadora del Oscar, actuó junto a Mark Ruffalo.

“No creo que solo puedas aprender de la gente mayor”, dijo. “No me importa si alguien tiene solo diez años, le pongo atención. Creo que Dylan es un muy buen tipo, un chico agradable. Es muy disciplinado con su trabajo y realmente listo y profesional. También es divertido pasar tiempo con él, nos reímos mucho”. “Recuerdo haber trabajado con Robert Duvall (en una película de 2000, A shot at glory) más o menos al inicio”, dijo, “y después con Jack Nicholson en ‘Batman’. Como el más joven, simplemente cierras la boca. Están ahí para trabajar; estás ahí para trabajar. Sin embargo, algunas cosas te ponen nervioso. Esperas poder estar a su nivel, y no quieres molestar a nadie por nada.”

“Recuerdo que solamente deseaba ser lo suficientemente bueno para estar en escena con ellos.”

Nacido Michael John Douglas, Keaton creció en Pittsburgh como el menor de siete hermanos hijos de una ama de casa y un ingeniero civil. Después de estudiar dicción en la Universidad del Estado de Kent, se volvió comediante de standup y trabajó con Second City en Los Ángeles.

Eso lo llevó a la televisión y a cambiarse el nombre, ya había otro actor llamado Michael Douglas. Trabajó constantemente en televisión, incluso obtuvo papeles principales en Working stiffs (1979) y Report to Murphy (1982); no obstante, estaba contento cuando dio el salto a la pantalla grande, donde tuvo un pronto éxito con comedias como Night shift (1982), Mr. Mom (1983) y Gung Ho (1986), así como con el drama Clean and Sober (1988). Keaton hizo equipo con el director Tim Burton para realizar tres éxitos de taquilla uno tras otro: Beetlejuice (1988), Batman (1989) y Batman returns (1992).

Sin embargo, poco después su carrera perdió empuje. Pacific heights (1990), My life (1993), The paper (1994) y Speechless (1994) no tuvieron buena respuesta y Keaton comenzó a trabajar menos. Cuando resurgió en películas como First daughter (2004), Herbie: fully loaded (2005), Post grad (2009) y The other guys (2010), fue con papeles de reparto. Participó en algunas de esas películas, dijo Keaton, sin ninguna expectativa de que serían grandes éxitos o favoritas de los críticos. “Recuerdo una vez que acepté una película aceptable”, dijo Keaton, al referirse a “A Shot at Glory”. “No era tan buena, y no me pagaron nada. Sin embargo, tuve la oportunidad de estar tres semanas en Escocia y trabajar junto a Robert Duvall”.