Más noticias

Diego Armando Maradona, el astro del balompié

La fama lo llevó a los excesos de las drogas y enfrentó varios procesos judiciales.

Diego Armando Maradona se coronó campeón con Argentina en 1986 en México.
Diego Armando Maradona se coronó campeón con Argentina en 1986 en México.

Maradona toma el balón en la mitad de la cancha y le da un pase preciso -mágico- a Burruchaga, quien corre como una gacela para vencer al arquero alemán Schumacher y mover el marcador 3-2 a favor de Argentina.

Ese 29 de junio de 1986 Diego el “pelusa” se coronó campeón del mundo con la Selección de Argentina en el Estadio Azteca de la capital mexicana. En ese mundial anotó uno de sus goles famosos descrito como La mano de Dios, por haberlo anotado con su puño izquierdo.

Diego Maradona nació el 30 de octubre de 1960 en Villa Fiorito, un suburbio de Buenos Aires.

Desde sus primeros años -a los 12- acaparó la atención del público y de los medios por el control de la pelota y su impresionante juego en el equipo Los Cebollitas. El 20 de octubre de 1976, a 10 días de cumplir 16 años, el “zurdito” debuta en la primera división del fútbol argentino con la camisola de Argentinos Juniors.

Al siguiente año, el 27 de febrero, juega por primera vez con la selección mayor en un partido amistoso contra Hungría previo al Mundial de 1978, al que el joven crack no fue convocado por César Luis Menotti.

jl Maradona1 190814(800x600)
Diego Armando Maradona

En julio de ese año, el equipo Sheffield de Inglaterra ofreció casi un millón de dólares por Maradona; pero la Asociación de Fútbol Argentino prohibió que 40 juveniles jugaran en el exterior, incluido Maradona. Era el tiempo en que todo lo controlaba la Junta Militar encabezada por Jorge Videla, Emilio Massera y Orlando Agosti.

Después el Barcelona de España ofreció al jugador seis millones de dólares; de nuevo la AFA y la dictadura se opusieron a la transferencia, la que finalmente se cumplió después del Mundial 1982. Maradona jugó con el equipo español 39 partidos y en 1984 pasó al Nápoles de Italia, al que subió a la cima del fútbol europeo.

La fama lo llevó a los excesos de las drogas y enfrentó varios procesos judiciales. El famoso futbolista se volvió un paria.

Entre 2003 y 2004 residió en Cuba para desintoxicarse de su adicción a las drogas. En 2005 se sometió a una cirugía bariátrica (bypass gástrico) en Cartagena de Indias, Colombia, porque su peso había aumentado a 264 libras.

Ese mismo año, el astro argentino resurge y vuelve a ser “querido” por los medios gracias a su programa televisivo

La noche del 10. Con toda su retahíla de controversias, su puesto en el Olimpo de los mejores del fútbol está seguro, al grado de rendirle culto.