Más noticias

Diana de Gales, la eterna princesa de corazones

La madre de los príncipes Guillermo y Enrique falleció el 31 de agosto de 1997.

La princesa Diana de Gales
La princesa Diana de Gales

El domingo 31 de agosto de 1997, Diana de Gales y el magnate Dodi Al-Fayed subieron al Mercedes Benz conducido por Henry Paul, jefe de seguridad del hotel Ritz Paris, propiedad de la familia de Al-Fayed.

Cerca de las 12:20 de la madrugada, el auto se acercó al túnel de la Plaza del Alma. A la entrada del subterráneo el Mercedes giró bruscamente y se estrelló a 190 kilómetros contra uno de los pilares.

El novio egipcio de Diana y el chofer murieron en el lugar del accidente. La princesa de Gales y Trevor Rees-Jones, su guardaespaldas, sobrevivieron.

El corazón de Lady se movió a la derecha de su pecho, pero la rescataron con vida y la trasladaron al hospital Pitié-Salpêtrière, a 6.9 kilómetros del túnel. A las 4:00 am, la madre de los príncipes Guillermo y Enrique falleció.

El día de su muerte, Diana Frances Spencer, nacida el 1 de julio de 1961, ya no disfrutaba de la condición de Su Alteza Real por su divorcio (oficializado el 28 de agosto de 1996) de Carlos, príncipe de Gales.

En su adolescencia estudió en internados, pues sus padres se divorciaron en 1968 y ella quedó bajo la custodia de su padre, el conde John Spencer. Después de estudiar en Suiza se estableció en Londres, y en 1977 conoció a su futuro esposo, el heredero a la corona británica. En 1978 se hicieron novios.

jl Diana3 260814(800x600)
Príncipes Carlos y Diana con sus hijos Guillermo y Enrique.

“Nunca quise el divorcio y siempre soñé con un matrimonio feliz... una parte de mí amará a Carlos; pero cómo me hubiera gustado que él me protegiese y se sintiera orgulloso de mi trabajo. Han sido 15 años turbulentos, durante los que he tenido que enfrentarme a la envidia, los celos y el odio de los amigos y de la familia de Carlos, que jamás me entendieron”, escribió Lady Di a su amigo Paul Burrell. Después de su divorcio y librarse de los compromisos oficiales de la realeza, incrementó su actividad con causas solidarias.

Ella revolucionó la monarquía británica, “Diana le gustaba a todos, especialmente a la gente joven que no se interesa por la monarquía. Veían que era una princesa, pero una princesa moderna.

Llegó al corazón de las personas”, recordó el príncipe Julius Eduard von Anhalt, Duque de Sajonia y primo del príncipe Carlos, en el décimo aniversario de Lady Di.