Más noticias

Oja.la, plataforma educativa que impulsa las starup en LA

Hernán Aracena es venezolano, graduado de ciencias de la computación.

Tegucigalpa, Honduras.

De adolescente tenía claro que lo suyo era la tecnología, aunque no lo que iba a ser, y mucho menos soñaba con que la starup que creó se convirtiera más tarde en una de las principales plataformas educativas de su tipo en América Latina.

Su nombre es Hernán Aracena, el venezolano creador de Oja.la, la startup que inició con un curso (del cual él era alumno), y que hoy en día ofrece más de 10,000 clases y 300 cursos sobre tecnología, a los que acceden más de 300,000 estudiantes en todo el continente americano. “Son personas entre los 30 y 45 años de edad.

Son profesionales jóvenes que buscan estar al día con la evolución de la tecnología”.

El éxito de la plataforma lanzada al mercado en 2011 ha sido tal que hay quienes osan en llamarla “el Netflix de la educación” por la diversidad de contenidos que dispone, desde un curso de Excel hasta cómo hacer una app para iPhone y iPad, para Android, marketing digital o gestión de redes sociales, entre otros.

Estas plataformas no significa que usted va a dejar su educación formal. “Es como en Facebook donde usted tiene sus amigos, pero eso no significa que no voy a ir a tomar un café con mis amigos reales. Uno va a la calle, toma su café, habla con sus amigos, pero Facebook facilita una interacción paralela con eso. Conviven”.

Academia debe involucrarse

El rol de la universidad es la curación de talento para tener un gran talento en Hernán Aracena vino a Honduras como conferencista del Honduras Digital Challenge, una iniciativa que tiene como propósito apoyar con las herramientas necesarias a personas, principalmente jóvenes, que desean trabajar en línea por medio de las plataformas más importantes del mundo digital y para todos aquellos emprendedores que tienen una idea de negocio con base tecnológica y desean desarrollarla.

En las conferencias en el país contó a sus interlocutores su propia experiencia y los animó a seguir adelante con los proyectos que tienen en mente y con los que buscan insertarse en un campo altamente competitivo y de alto valor, que tiene como única barrera la imaginación y los deseos de brillar en el mismo.

Dijo que Honduras es un país en el que se puede emprender con éxito estos negocios: “tiene las condiciones, demuestra el interés de impulsar estos proyectos”, incluso más que en mi natal Venezuela, donde el enfoque estaba alrededor de la industria del petróleo, el enfoque de tecnología era nulo”.

¿Y cómo lograrlo?

Lo básico es tener una conexión a Internet y qué es lo que quieres hacer. “Eso es lo fundamental, lo básico. Sin conexión a Internet yo no hubiera logrado nada porque el Internet lo que me dio fue la capacidad de conectarme, de aprender”.

Un segundo paso es tener la capacidad de conectar a alguien que sabe o está en un punto donde tu quieres estar.

Por ejemplo, si lo que yo quiero es tener un trabajo en línea conectar con quien tiene un trabajo en línea. Buscarlos en Google y contactarlo. Escribirle un correo, pedirle un minuto de su tiempo. \

Preguntarle ¿cómo empezaste? Reconoce que no todos responderán tus inquietudes, Pero de 100 correos que mandés, uno o dos te van a contestar, y con ellos entablar una relación... Ese es el camino.