Más noticias

Crecimiento rápido y sostenible, ¿cuál es el secreto?

Lógicamente, es más peligroso no dar el siguiente paso en el desarrollo de su mercado porque se arriesga a quedarse atrás.

Prashant Mehra es licenciado en comercio de la Universidad de Dehli.
Prashant Mehra es licenciado en comercio de la Universidad de Dehli.

Washington, Estados Unidos.

Para la mayoría de las empresas, los primeros años se caracterizan por el crecimiento orgánico.

Es de relativamente bajo riesgo ya que suele hacer uso de recursos existentes, afecta el balance de un modo controlado y forma parte de lo normal. Habitualmente le resulta útil a las empresas y les permite alcanzar un punto de madurez.

Pero, ¿puede seguir satisfaciendo sus necesidades cuando el ritmo de cambio es casi incontenible mientras los avances tecnológicos alteran todas las industrias?

Es en este punto que muchos líderes miran hacia el crecimiento inorgánico para llevar sus empresas al siguiente nivel, ya sea a través de adquisición de nueva tecnología, diversificación o expansión de la participación de mercado.

Las compañías deben considerar ciertos factores.

“Deben decidir entre hacerlo ellos mismos o inorgánicamente. La mejor solución es a menudo crecer inorgánicamente, especialmente en los mercados emergentes como India o China.

En estas economías dinámicas la velocidad es importante porque uno puede adquirir conocimientos que pueden ayudarlo a crecer de la noche a la mañana.

En el fondo de la mente de todos está la preocupación de que si se pierde el tren, se lo perdió para siempre”.

Las recompensas por hacerlo a tiempo pueden ser grandes.

En todas las estrategias de crecimiento hay pros y contras. Aunque resulte más fácil decirlo que hacerlo, la clave es seguir una estrategia de crecimiento adecuada, comprendiendo los riesgos y, fundamentalmente, cómo evitarlos.

Ventajas y riesgos

La adquisición como estrategia ofrece ventajas bien documentadas, dice Hanno, particularmente cuando los mercados maduros pueden llevar a recortar los márgenes y a que las organizaciones necesiten volumen para cumplir con los objetivos de mercado.

“Una adquisición que se vea atractiva financieramente puede ser mucho más tentadora que el crecimiento orgánico”.

Por todas las oportunidades involucradas en adquisiciones también hay riesgos. Las compañías que establecen la adquisición como estrategia deben andar con cuidado.

“Falta experiencia en este espacio. La mayoría de las empresas medianas nunca lo hicieron antes y hay montones de obstáculos, ya sea la valuación, la diligencia financiera, la estructura impositiva o el proceso completo de la transacción”.

El proceso de integración es crítico. Hay una gran deuda cargada en la compañía adquirida desde el primer día y uno debe asegurarse de que recupera su dinero rápidamente.

Tomar un enfoque paso a paso

Para las compañías que contemplan crecimiento inorgánico, el primer paso es definir sus objetivos en el corto, mediano y largo plazo.

El segundo paso es crear conciencia de qué se quiere adquirir. En términos de modelo financiero y de la capacidad para moverse, el proceso solo puede comenzar cuando hay un objetivo preciso, aunque las firmas pueden revisar qué tipo de financiamiento de terceros está disponible y qué términos y condiciones necesitarían para hacerlo funcionar.

Prashant Mehra

Es licenciado en comercio de la Universidad de Dehli. Socio de Grant Thornton India y líder de la industria minorista y de consumo. También opinó Hanno Hepke, socio de finanzas corporativas y servicios de consultoría en Warth & Klein Grant Thornton, Alemania.