Más noticias

El éxito empresarial lo mide la participación social

El ganador de El Forjador 2017 nació el 23 de septiembre de 1932 en Tegucigalpa, pero desde los seis años vive en San Pedro Sula.

/

Tegucigalpa, Honduras.

El empresario del sector automotriz y alimentario, Camilo Kafati Simón, exhorta a sus homólogos a tener una mayor participación social para beneficios del país.

El ganador del premio El Forjador, de la Cámara de Comercio e Industria de Cortés (CCIC), es fundador de empresas reconocidas como Imvesa y el Grupo Intur.

Capitalino de cuna y de “corazón”, fue premiado por su trayectoria y trabajo en Cortés.

Es uno de los fundadores del Cuerpo de Bomberos de San Pedro Sula, institución desde la cual brindó sus servicios como bombero voluntario participando en las acciones de rescate en incendios y desastres naturales como los huracanes Fifí, Francelia y el Mitch.

De su tiempo de bombero no olvida el dolor que dejó el huracán Fifí, en especial los 5,000 muertos en la ciudad de Choloma.

“Era terrorífico ver aquello en Choloma y estar matando perros y cerdos, que se comían los cadáveres, y rociarlos después con gasolinas para evitar la contaminación”, recuerda.

Pero esa labor social le confirmó qué es lo que más le retribuye en su vida. “Cuando uno comienza como emprendedor debe confiar en sí mismo y trabajar mucho e innovar, pero también impulsar al desarrollo de la comunidad y del país, eso conforta más”.

Para sus amigos y competidores empresariales, Kafati Simón es un visionario con un gran aporte al desarrollo económico y a través de la labor social, bases del premio El Forjador, considerado el galardón más importante que puede recibir un empresario en el país.

Su visión.

Para el empresario, la confianza personal es clave para el éxito unido al esfuerzo diario y el amor patrio.

“Yo tuve la bendición de nacer en Honduras”, que permite grandes condiciones para el crecimiento personal y profesional, consideró.

“Es triste oír a personas decir que Honduras es un país pobre, cuando tenemos muchas bondades naturales, tenemos ríos, montañas, minas, playas en ambos océanos.

Es un país hermoso con grandes condiciones para tener éxito, tenemos que ser más hondureños de lo que somos”, apunta.

De sus hijos demanda esfuerzo diario y participación social. “Ellos (hijos) son muy capaces y trabajadores y junto al apoyo de sus esposas, mis nueras, tienen un gran camino por delante”, declara.

Sus inicios.

Tras culminar sus estudios universitarios ocupó diferentes cargos ejecutivos en reconocidas empresas, hasta que en 1970 decidió fundar la empresa Importadora de Vehículos, Imvesa, una de las principales de la industria automotriz de Honduras.

Después siguieron otras inversiones que incluyeron el sector de restaurantes que permitieron la formación del Grupo Intur, que dirigen sus hijos.

El consorcio de empresas Intur está conformado por diversas franquicias internacionales de comidas rápidas, además del brazo inmobiliario Accival, Imversa y AutoRepuestos.

Kafati Simón es colaborador y donante de la Fundación Ruth Paz desde hace 40 años.

Pero esa labor social le confirmó qué es lo que más le retribuye en su vida. “Cuando uno comienza como emprendedor debe confiar en sí mismo y trabajar mucho e innovar, pero también impulsar al desarrollo de la comunidad y del país, eso conforta más”.

Para sus amigos y competidores empresariales, Kafati Simón es un visionario con un gran aporte al desarrollo económico y a través de la labor social, bases del premio El Forjador, considerado el galardón más importante que puede recibir un empresario en el país.

Su visión.

Para el empresario, la confianza personal es clave para el éxito unido al esfuerzo diario y el amor patrio.

“Yo tuve la bendición de nacer en Honduras”, que permite grandes condiciones para el crecimiento personal y profesional, consideró.

“Es triste oír a personas decir que Honduras es un país pobre, cuando tenemos muchas bondades naturales, tenemos ríos, montañas, minas, playas en ambos océanos. Es un país hermoso con grandes condiciones para tener éxito, tenemos que ser más hondureños de lo que somos”, apunta.

De sus hijos demanda esfuerzo diario y participación social. “Ellos (hijos) son muy capaces y trabajadores y junto al apoyo de sus esposas, mis nueras, tienen un gran camino por delante”, declara.

Sus inicios.

Tras culminar sus estudios universitarios ocupó diferentes cargos ejecutivos en reconocidas empresas, hasta que en 1970 decidió fundar la empresa Importadora de Vehículos, Imvesa, una de las principales de la industria automotriz de Honduras.

Después siguieron otras inversiones que incluyeron el sector de restaurantes que permitieron la formación del Grupo Intur, que dirigen sus hijos.

El consorcio de empresas Intur está conformado por diversas franquicias internacionales de comidas rápidas, además del brazo inmobiliario Accival, Imversa y AutoRepuestos.

Kafati Simón es colaborador y donante de la Fundación Ruth Paz desde hace 40 años.