Más noticias

Honduras, el país con mayor legislación de incentivos en CA

“El desempleo abierto es alto en la región y es uno de los factores claves para otorgar exenciones tributarias”, dice Abelardo Medina del Icefi

Decenas de contribuyentes son atendidos en la regional de la comisión presidencial de Administración Tributaria.
Decenas de contribuyentes son atendidos en la regional de la comisión presidencial de Administración Tributaria.

Tegucigalpa, Honduras.

El otorgamiento de incentivos tributarios a la inversión formó parte de la estrategia de desarrollo, de países desarrollados y en desarrollo, durante la década de los años cincuenta y sesenta del siglo XX.

Dentro de las formas que toman los incentivos están: exención de impuestos, reducción de tasas tributarias, tratamientos contables especiales como depreciación acelerada, devolución de crédito fiscal de impuestos, deducciones especiales, etc.

En Honduras existen nueve leyes de incentivo y un régimen especial. Es el país con mayor legislación de incentivos en la región.

Sin embargo, los resultados no han sido satisfactorios de acuerdo a los informes del Doing Business y el ranking mundial de competitividad.

Para el año 2012, las autoridades de Finanzas publicaron un estudio de gasto tributario por beneficio fiscal de “5,755 millones de lempiras, equivalentes al 1.64% del PIB”.

“No hay cultura de largo plazo en la publicación del estudio. No se incluye en el presupuesto y no existe evidencia de análisis de beneficio-costo”.

Impacto regional

El otorgamiento de incentivos a la inversión son una violación al principio tributario de capacidad de pago.

Los incentivos tributarios a la inversión son solamente uno de los factores que pueden influenciar la localización de la inversión, sin embargo, en Centroamérica no es el mas importante.

Los incentivos a la inversión pueden ser socialmente deseables si el valor esperado de los beneficios, tanto en la generación de nuevos empleos, nueva producción como en nuevos tributos, sobrepasan al costo fiscal.

No existe evidencia que muestre que han producido un efecto derrame sobre la sociedad, aun cuando si hay beneficiarios directos de los incentivos a la inversión.

Aun cuando hay carencia de una cuantificación apropiada en los niveles de gasto tributario causado, existe un efecto sostenido sobre la recaudación y sobre otras variables tributarias.

Para que los países de la región sean competitivos es preciso repensar la estrategia de promoción.

Debido al gasto tributario permanente y a la falta de beneficios sociales tangibles, las políticas de incentivos tributarios parecen ser un oportunidad perdida.

Una nueva estrategia

Se debe fortalecer la cooperación regional para evitar la competencia tributaria perjudicial.

Fortalecer los fundamentos socioeconómicos y la infraestructura social y productiva de cada país: evaluación de la atención a los estándares internacionales de competitividad.

Mejorar la gobernanza de los países: la credibilidad ante la reducción de la moral tributaria.

Fortalecer la transparencia en el uso de incentivos tributarios: el análisis beneficio-costo debe ser permanente.

Definición de una estrategia institucional de promoción de la inversión extrajera que descanse en la creación e un clima de negocios apropiado en el largo plazo.

La creación de la marca o de imagen país