Más noticias

Crece demanda de productos orgánicos a la Unión Europea

Cafés especiales, cacao, vegetales y mariscos tienen gran potencial.

Erik Plaisier expone sobre el Proyecto de Integración Económica Regional Centroamericana a un grupo de pymes socias de la CCIC.
Erik Plaisier expone sobre el Proyecto de Integración Económica Regional Centroamericana a un grupo de pymes socias de la CCIC. / Fotos: Yoseph Amaya

San Pedro Sula, Honduras.

Maracuyá, mango y aguacate son algunos de los productos con gran potencial exportable hacia el mercado europeo.

Representantes del Centro para la Promoción de Importaciones de Países en Desarrollo (CBI) promueven un programa para impulsar las ventas externas de Centroamérica hacia la Unión Europea, en particular a las pequeñas y medianas empresas.

“El programa consiste en un entrenamiento personalizado para la empresa durante tres años, preparándola para el mercado europeo, conseguir con todos los requisitos y entrar en contacto con compradores”, explicó Erik Plaisier, gerente de Programa del CBI.

El especialista expuso ayer los alcances del Proyecto de Integración Económica Regional Centroamericana a un grupo de pymes agrícolas reunidas en la Cámara de Comercio e Industrias de Cortés (CCIC).

Aseguró que los sectores como cafés especiales, cacao, frutas y vegetales frescos, pescado y mariscos son los que han detectado como los de mayor potencial para vender a la Unión Europea.

El año pasado, las exportaciones a Europa sumaron 1,543.2 millones de dólares y las importaciones $611.4 millones, es decir, una balanza comercial de $931.8 millones.

Con relación al año pasado, las exportaciones crecieron en 54% y las compras a ese mercado disminuyeron en 15%.

“Este proyecto busca aprovechar mejor el acuerdo de asociación entre la UE y Centroamérica (AdA). Recordemos que en cuanto a aranceles que han bajado hasta cero o que se están bajando de manera paulatina”, agregó Plaisier.

La demanda de productos en el Viejo Continente sigue en ascenso, en tanto sus precios son cada vez más accesibles para los consumidores, quienes están más abiertos a incorporarlos a su dieta.

Los eurodiputados votaron en abril pasado por el nuevo reglamento de la UE sobre producción orgánica y etiquetado de productos orgánicos, que garantiza que se respeten los mismos estándares de alta calidad en toda esa región.

Las reglas están referidas a las prácticas agrícolas, el procesamiento y etiquetado de alimentos, los procedimientos de certificación para los agricultores y la importación de productos orgánicos no pertenecientes a la Unión Europea y entrarán en vigor en enero de 2021.