Más noticias

Exportadores avanzan en la sostenibilidad del café

Ayer celebraron encuentro “Trabajo infantil y condiciones laborales en el sector café de Honduras”.

Representantes de diferentes instituciones fueron parte de un foro sobre trabajo infantil.
Representantes de diferentes instituciones fueron parte de un foro sobre trabajo infantil. / Foto: Yoseph Amaya

San Pedro Sula, Honduras.

Exportadores de café reafirmaron su compromiso para mejorar las condiciones laborales y de vida de los involucrados en esta cadena agroindustrial.

Ayer, la Asociación de Exportadores de Café de Honduras (Adecafeh) renovó su memorando de entendimiento con UTZ-Rainforest Alliance para el desarrollo e implementación de proyectos en beneficio de los productores de café, en particular de aquellos que comercializan su aromático de forma directa con el sector.

“Establecimos hace año y medio un convenio con Visión Mundial para establecer puentes educativos, que son guarderías en las zonas cafetaleras diseñadas en el tiempo que está el corte de café”, explica Omar Acosta, presidente de la Adecafeh.

A la fecha este proyecto opera en Intibucá beneficiando a un promedio de 250 niños en educación, alimentación y cuidados, mientras sus padres trabajan en las fincas.

Entre agosto y septiembre esperan que esté listo un estudio que facilitará la operación de este proyecto en otras zonas del país.

En el evento celebrado en San Pedro Sula, representantes de diferentes organizaciones destacaron diferentes acciones para el aseguramiento de la sostenibilidad del sector caficultor en Honduras.

Entre ellos, la promoción de iniciativas para la prevención y la erradicación del trabajo infantil en la producción y procesamiento de café.

“Estamos muy interesados en revisar temas sociales, no solo productividad, calidad y precio, sino que cómo el café al ser sector económico más importante de Honduras puede apoyar el desarrollo de las comunidades adonde es producido”, dice Rubén Gallozzi, represente de Honduras de UTZ, un programa para la agricultura sostenible.

Desde hace unos años, la certificación UTZ es el mayor programa para el cultivo sostenible de café y cacao en el mundo, cubriendo buenas prácticas agrícolas, gestión de explotaciones, condiciones sociales y de vida, y medio ambiente.

“Cuando el precio es muy bajo es difícil invertir en temas de finca y es entendible, porque el productor no tiene suficiente financiamiento, pero queremos que las buenas prácticas y la sostenibilidad sean una norma”, agrega Gallozzi, respecto al precio promedio del quintal por $115.