Más noticias

Pronósticos no son alentadores en precios de gasolinas por tensiones geopolíticas

Los conflictos entre Siria y Estados Unidos tienen en vilo a todos los mercados, incluyendo a Honduras.

La estructura de precios de los combustibles cambia cada lunes.
La estructura de precios de los combustibles cambia cada lunes.

San Pedro Sula, Honduras.

Los analistas proyectan que las bolsas de valores abrirán hoy a la baja por el riesgo geopolítico instalado en el mercado económico internacional.

La semana pasada el WTI, de referencia en el mercado del petróleo, alcanzó picos no vistos desde finales de noviembre de 2014.

Las crecientes tensiones militares entre Estados Unidos y Siria, más conflictos civiles en Yemen, presionaron las ofertas bursátiles.

En Honduras, la Comisión Administradora del Petróleo (CAP) dijo en un comunicado que “los pronósticos y proyecciones no son alentadoras”, por estos escenarios a nivel geopolítico.

A partir de hoy, en San Pedro Sula el galón de la superior sigue en 94.51 lempiras y la regular se mantiene en 86.26 lempiras. El galón de diésel cuesta 98 centavos más, para un total de L78.31.

El LPG vehicular sube 13 centavos, cotizándose en 40.31 lempiras y el querosén tendrá un precio de L60.38, por un incremento de 61 centavos. En Tegucigalpa, la súper costará L96.48, la regular 88.15, el diésel 80.25 lempiras, el kerosén L62.35 y el LPG vehicular costará L43.57. “De todos es sabido que ha habido alzas bastante fuertes en el precio del barril; pero nuestra fórmula tiene 22 días de average”, explicó Aldo Villafranca, subsecretario de Comercio Interior de la Secretaría de Desarrollo Económico (SDE) la semana pasada. Pese a ello, el diésel muestra un incremento significativo porque en partes de Estados Unidos y Europa las temperaturas han estado a la baja, lo que presionan el precio del producto y del LPG. Esta institución tiene casi listos los análisis para reducir el nivel de azufre en el diésel para mejorar su calidad.

En la actualidad, este refinado bajó un parámetro de 500 partes por millón y la solicitud es bajarla entre 50 y 15 partes por millón. “Toda mejora en la calidad va a tener una tendencia a que suba el precio. Entonces debemos asegurarnos de que no vaya a tener un impacto muy significativo en el precio”, agregó.