Más noticias

“La industria de arroz solo será importadora”

El productor advierte los problemas que enfrenta el sector por el proceso de desgravación del Cafta.

Freddy Torres, representante por Honduras ante el Fondo Latinoamericano para Arroz de Riego.
Freddy Torres, representante por Honduras ante el Fondo Latinoamericano para Arroz de Riego. / Foto: Andro Rodruez

Tegucigalpa, Honduras.

Freddy Torres, representante por Honduras ante el Fondo Latinoamericano para Arroz de Riego, advierte los diferentes retos que enfrenta el sector, que para Centroamérica y República Dominicana es uno de los más afectados por el proceso de desgravación del Cafta con EEUU.

¿Cómo avanza la solicitud de enmienda de parte de los arroceros al TLC con Estados Unidos?

Con estos tratados, normalmente los gobiernos procuran proteger aquellos sectores y productos sensibles, mediante la aplicación de aranceles, regla de origen, medidas sanitarias, contingentes arancelarios, cláusulas de salvaguardia, plazos de desgravación más largos, etcétera.

En esta negociación Honduras consideró que dentro de su política comercial exterior era necesario crear condiciones para proteger la producción nacional de estos sectores sensibles y asegurar el abastecimiento del mercado nacional.

Hoy la realidad nos indica que de continuar el proceso de desgravación arancelaria, los sectores arroceros centroamericanos y de República Dominicana (productores y agroindustriales) nos encaminamos hacia una inminente y total desaparición. Algunos de los Gobiernos permanentes han considerado prudente evaluar el impacto de la desgravación arancelaria.

¿Qué acciones está tomando Honduras ante esta situación comercial?

El presidente de la república recién manifestó que su Gobierno ya está encaminando acciones en función de una posible revisión del Cafta. Al mismo tiempo los productores y agroindustriales de CA y RD, con sectores muy importantes del país del norte estamos creando condiciones sociales para que los Gobiernos firmantes puedan considerar en su momento una enmienda sobre el régimen de desgravación arancelaria.

¿Cuáles son los riesgos para la industria del arroz con la desgravación?

En este momento, la industria arrocera hondureña en el marco del DR-Cafta es la única que importa el arroz al 0% en función del porcentaje de compra de la producción nacional.

Es decir, que primero tienen que comprar granza nacional para importar los contingentes asignados. La industria que no quiera comprar nuestra producción, perfectamente puede importar pagando el arancel vigente.

A partir del primero de enero de 2016 se inició la desgravación con 41.25%, en 2017 era de 37.50%, para 2018 es al 33.75%, en 2019 de 30%, para 2020 de 22.5%, 2021 de 15%, en 2022 de 7.5% y 2023 de 0%, aranceles que se aplican también para el arroz pilado.

Esta desgravación permitirá que miles de personas naturales o jurídicas importen arroz pilado para envasar y vender al consumidor.

Frente a este nuevo esquema comercial, la industria se olvida del maquilado y se convierte en un simple importado del arroz pilado.

El panorama para el productor hondureño no puede ser más oscuro, porque pensamos: ¿si no hay maquilado para que producir sin mercado?

¿Qué acciones pueden hacerse desde el Gobierno para hacer más competitiva la producción de arroz?

Afortunadamente, al representar a Honduras ante el Fondo Latinoamericano para Arroz de Riego y ante la junta directiva de Arroceros del Continente Americano, me permiten ubicar a nuestro país en un contexto productivo. Por lo tanto considero necesario:

- Establecer políticas de crédito para el agro, disminuyendo los requisitos que alejan al productor y que muchas veces se convierten en un crédito extemporáneo aprobado cuando ya está la cosecha.

- Potenciar los sistemas de riego ya que en Honduras apenas un 8% del área se explota bajo sistemas de riesgo, contrario a Nicaragua que tiene un 82% y Uruguay con 96%.

- Fortalecer las estaciones experimentales a cargo de Dicta para la producción de semilla certificada. Es por ello que en Honduras únicamente un 5% del área se explota con semilla certificada, en Nicaragua el 91% y en Uruguay el 96%.

¿Se ha incrementado la producción de arroz en los últimos años?

Con la incertidumbre de la desgravación, problemas del certificado agrícola, escasez de semilla certificada y la falta de sistema de riego e inestabilidad como consecuencia del cambio climático, la producción de arroz se ha reducido en los últimos años. En 2015 era de 1,527,200 toneladas, en 2016 de 1,478,088 y en 2017 de 1,315,442.

¿Cuál es el panorama para la cosecha de este año?

Si continuan los problemas que he mencionado, la producción de arroz se reducirá en un 20%; pero como representante nos toca coordinar con el Gobienro y apoyar para que esta problemática planteada se solucione y así podamos aumentar la producción a 1.5 millones de quintales en el año 2018.