Más noticias

Cierra séptima ronda del TLCAN sin grandes avances

Gobierno de Donald Trump no descarta firmar tratados bilaterales si el trilateral no funciona

Los representantes de Canadá, Chrysta Freeland; de México, Idelfonso Guajardo y de los Estados Unidos, Robert Lightizer, atienden una conferencia de prensa en el marco de la ronda de renegociación recién concluida.
Los representantes de Canadá, Chrysta Freeland; de México, Idelfonso Guajardo y de los Estados Unidos, Robert Lightizer, atienden una conferencia de prensa en el marco de la ronda de renegociación recién concluida.

Ciudad de México

La séptima ronda de negociación del TLCAN culminó en México con solo tres capítulos cerrados y sin tratar los temas más complejos, además de estar marcada por el polémico anuncio de Estados Unidos sobre la imposición de aranceles y restricciones a la importación de acero y aluminio.

En un mensaje a medios, el representante comercial de Estados Unidos, Robert Lighthizer, afirmó que si bien ha habido "esfuerzos" por parte de los equipos negociadores, no se ha avanzado "como se esperaba".

Lamentó que en esta nueva tanda de conversaciones, que tuvo lugar del 25 de febrero al 5 de marzo en Ciudad de México, solo se cerraron tres capítulos.

En total son 30 capítulos los que deberán concluir para renovar este acuerdo que entró en vigor el 1994 entre México, Canadá y Estados Unidos, y que ahora este último país, en un afán proteccionista, quiere cambiar porque considera que perjudica los intereses nacionales.

En esta ronda se cerraron los capítulos en medidas fitosanitarias, transparencia y buenas prácticas regulatorias, además de anexos en sustancias químicas y fórmulas y patentes. También se avanzó en otros sectores como el de telecomunicaciones.

Para Lighthizer, esto fue insuficiente. "Para cerrar el TLCAN 2.0 necesitamos un acuerdo en 30 capítulos, y ahora solo tenemos seis. Pero al final de cualquier negociación hay más convergencia", dijo, más optimista, Lighthizer.

Deseó una negociación "exitosa", pero recordó que Estados Unidos no descarta pactos bilaterales si falla este trilateral.

A su turno, el secretario mexicano de Economía, Ildefonso Guajardo, le rebatió buena parte del discurso.

Guajardo vio el vaso medio lleno y recordó que solo en esta última ronda se lograron cerrar los mismos capítulos que en las seis anteriores. "Aumentamos en 100 % la eficiencia", remachó.

Reiteró que este convenio debe modernizarse a través "de la expansión" y consideró factible llegar a esta "convergencia".

La ministra de Asuntos Exteriores de Canadá, Chrystia Freeland, mostró, una vez más, sintonía con México. Habló de la necesidad de un acuerdo que sea un ganar-ganar-ganar para los tres países.

Pero estas palabras son muy parecidas a las de otras rondas, y la realidad es que este séptimo encuentro -el último planificado originalmente, y con un centenar de participantes- no ha dado los frutos esperados, ni de lejos.

Al inicio de estas conversaciones los expertos auguraban avances en temas decisivos, y espinosos, como las reglas de origen en el sector automotriz, que buscan garantizar el uso de productos fabricados en la región, y la cláusula "sunset", que obliga a revisar el tratado cada cinco años y daría la posibilidad de salir de él.