Más noticias

“Debemos buscar valor agregado en la palma”

La directora ejecutiva de la Aipah asegura que la industria avanza en la certificación. También recuerda que Países Bajos ha sido una de las naciones que se opone a que la UE cierre la importación de este producto

Claudia Amaya, directora ejecutiva de la Asociación Industrial de Productores de Aceite de Honduras (Aipah).
Claudia Amaya, directora ejecutiva de la Asociación Industrial de Productores de Aceite de Honduras (Aipah).

San Pedro Sula, Honduras.

Claudia Amaya, directora ejecutiva de la Asociación Industrial de Productores de Aceite de Honduras (Aipah), asegura que el posible cierre de importaciones de la Unión Europea al aceite de palma preocupa, pero es una oportunidad para buscar valor agregado para el segundo mayor producto de exportación del agro.

¿Cómo reciben la noticia de que la UE restringirá la importación de aceite de palma para 2021?

Es una preocupación porque el principal mercado de exportación de aceite de palma es Europa. A raíz de esa noticia hemos buscado el lobby con el Gobierno, a través de la SDE, para que nos sirva de facilitador. Esta es una política pública y medidas para proteger industrias como aceite de oliva y soya, en la que Europa no hace una diferenciación y es preocupante, porque los problemas que tiene Asia no son los problemas que tiene Latinoamérica. Nos reunimos con Arnaldo Castillo para buscar alternativas y oportunidades. No debemos estar cómodos, sino buscar valor agregado de nuestro aceite de palma.

¿Qué relevancia tiene la ley de biocombustibles?

Es muy importante, tanto para la palma como para la industria de la azúcar. Mucha de la producción de palma comprada por los europeos va para la producción de combustibles. Entonces, ¿por qué no hacerlo localmente? Hay varias empresas agroindustriales de la palma que ya tienen montadas sus plantas de biocombustibles, pero no están en funcionamiento, esperando que se reactive la ley de biocombustibles. Esta ley existe ya, pero en 2013 derogaron los incentivos fiscales.

El ministro Castillo dijo que buscarán nuevos mercados, ¿lo ven posible?

Él nos mencionaba que Japón y China están interesados en nuestro aceite, pero ellos buscan especificaciones de cantidad. La situación es buscar la logística que permita exportar nuestro aceite. Reitero, debemos hacer más producto terminado con valor agregado, de manera que podamos comercializar localmente y vender también en el Caribe. Aipah está conformado por nueve empresas que han buscado la unidad gremial para vender a mejores precios y favorecer las plantas agroindustriales, beneficiando así a los productores, puesto que son los bastiones de la cadena. Todas las empresas que conforman Aipah ya están en el proceso de certificación, que además de ser una responsabilidad, generará más valor en el precio.

¿Cuál es el plan de trabajo para este año en la industria de palma aceitera?

Trabajamos en mejorar la productividad en el cultivo de aceite de palma. Ya no en expandir hectáreas, sino de tener un mejor rendimiento. La productividad va enfocada en la edad de la planta, fertilización y cuido, pero el promedio es de 20 a 25 toneladas por hectárea.

¿La industria de aceite en Latinoamérica trabaja en una misma dirección?

Claro que sí, Honduras, Guatemala, Colombia, Perú y Ecuador, todos tenemos los mismos lineamientos y por ello tenemos un bloque que busca que las plantas estén certificadas, cumpliendo con normativas internacionales para que sea más fácil buscar los mercados que deseemos, por ejemplo Estados Unidos.