Más noticias

Un plan fiscal que afecta la educación

Mi padre es brillante, pero creció en una familia obligada a complementar lo poco que podían ganar con agricultura de subsistencia

Nueva York, Estados Unidos

Oriundo de la zona rural de Indiana, mi padre jamás fue a la universidad. No es que sus padres creyeran que no era importante, simplemente no podían pagarla.

El proyecto de reforma fiscal que está considerando el Congreso de Estados Unidos pondría a más familias en esa posición y, como resultado, dificultaría a los patrones encontrar empleados con carreras universitarias. Los legisladores que están proponiendo el paquete de 1.5 billones de dólares dicen que traerá crecimiento económico y empleos en el futuro. Sin embargo, al eliminar los créditos fiscales para la educación superior, es más probable que el plan afecte a la economía estadounidense.

Escondidas dentro del proyecto de ley se encuentran disposiciones que harían que sea sustancialmente más difícil que los estudiantes estadounidenses de clase media o baja tengan educación post secundaria. Un recorte sobre la mesa: eliminar los descuentos a los intereses que se pagan por los préstamos estudiantiles. Otros elementos del plan fiscal, como la propuesta de gravar algunos fondos universitarios, podrían reducir la cantidad de dinero que tienen las escuelas para destinar recursos a la ayuda financiera.

Los recortes propuestos ciertamente me habrían afectado. En mi familia, fui la primera persona con mi apellido en obtener un título de licenciatura. Después de mi primer año, cambié de especialidad, de economía a ciencias políticas, y me resigné a trabajar en dos empleos durante el año académico y tres durante los veranos, solo para pagar lo básico. Aun así me gradué con deudas.

El costo creciente de las colegiaturas fue un tema en la elección presidencial de 2016. La plataforma del Partido Republicano promovió menos regulaciones a los préstamos estudiantiles para alentar más competencia del sector privado y “darles a los estudiantes acceso a una multitud de opciones financieras”.

Estas propuestas fiscales parecen provenir del mismo impulso de “menos gobierno es mejor”. El Partido Republicano está utilizando dos tipos de lógica aquí. En primer lugar, propone una adaptación de la economía del goteo: una portavoz del Comité de Medios y Arbitrios declaró que el plan fiscal terminaría por aumentar los ingresos familiares y, por lo tanto, “proporcionaría a un mayor número de estadounidenses más oportunidades de su elección, incluyendo seguir con su educación”. En segundo lugar, los legisladores parecen creer que las universidades podrían reducir sus cuotas y hacer que los grados universitarios sean más asequibles.

En la práctica, las universidades en realidad cortejarían a los estudiantes adinerados de otros países para llenar los asientos que podrían haber sido ocupados por estudiantes como yo.