Más noticias

Wall Street tuvo la peor semana desde las ‘hipotecas basuras’ de hace 10 años

El alza notable en los salarios dejó entrever que hay presiones inflacionarias.

Corredores de la bolsa neoyorquina en la jornada del 8 de febrero.
Corredores de la bolsa neoyorquina en la jornada del 8 de febrero.

Nueva York, Estados Unidos.

Wall Street ha sufrido su peor semana desde la crisis de las “hipotecas basuras” de hace casi una década, con una caída de un 10%.

Justo cuando tres cuartas partes de las empresas que forman el índice Standard and Poor’s 500 acaban de presentar resultados mejores de los previstos por el mercado, el parqué neoyorquino tuvo sesiones volátiles con bajas en indicadores de referencia.

¿Qué pasa entonces? Desde el punto de vista macroeconómico, nada. Como se ha encargado de repetir el Gobierno de Donald Trump, todo en la economía mundial marcha razonablemente bien.

El mercado financiero está desarrollando nuevos productos y, desde, precisamente, la crisis de las ‘hipotecas basuras’ de 2008, lleva apostando por la caída de la volatilidad, medida en el VIX (un índice que calcula las expectativas de volatilidad de las acciones del S&P 500).

Para Deutsche Asset Management, el fuerte comienzo de año había dejado “vulnerable” al mercado y lo que se ha producido es una “vuelta a la normalidad”. Estos expertos mantienen su visión “constructiva” debido a los “sólidos fundamentales económicos”.

En su opinión, “lo que era inusual es que Wall Street no hubiera corregido más del 5% durante más de 400 días”, un récord que había superado los 396 días registrados en 1996.

Arrastra a la baja a más mercados

La volatilidad en el mercado estadounidense ha afectado a otros mercados internacionales. Las bolsas europeas, por ejemplo, terminaron la jornada de nuevo con pérdidas del 9 de febrero.

Las grandes plazas europeas abrieron la sesión con caídas moderadas, que después se acentuaron radicalmente al abrir los mercados americanos. Así, Fráncfort cayó 1.25%, París 1.41%, Londres 1.09% y Madrid 1.20%.

En Asia, Tokio, Hong Kong y Shanghái fueron los más golpeados, mientras los inversores intentaban refugiarse en valores como el oro y el yen.

El índice Nikkei 225 de la Bolsa de Tokio perdió 2.32% al cierre, al término de una de sus peores semanas en dos años, mientras que la Bolsa de Hong Kong cayó más de 3%, encaminándose a perder las ganancias obtenidas en 2018. Shanghái se derrumbó 4.1% cayendo a un mínimo en nueve meses.

En la Fed

La primera semana de Jerome Powell (de 65 años) al frente de la Reserva Federal (Fed) estadounidense arrancó con el sobresalto de la abrupta caída de Wall Street, que se profundizó y dejó claros los desafíos de gestionar una economía a pleno rendimiento y con riesgo de sobrecalentamiento.

El mismo día en el que juraba su cargo como presidente de la Fed, Powell contemplaba cómo Wall Street registraba el lunes su mayor caída en un solo día en seis años, con un descenso de su principal indicador, el Dow Jones de Industriales, del 5%.

Aunque, finalmente, repuntó cerca de un 2% el viernes, en conjunto, la semana acabó con una caída en Wall Street de casi el 5.2 %, el mayor descenso semanal en dos años.

Powell comenzó su mandato prometiendo independencia y “explicando” las acciones en política monetaria por parte del Banco Central estadounidense en la ceremonia oficial en la que reemplazó a Janet Yellen.

Los analistas explicaron la bajada, en parte, al informe de desempleo del viernes pasado, en el que por primera vez en años se vio un alza notable en los salarios, lo que fue percibido como la señal inminente de que hay presiones inflacionarias a la vuelta de la esquina.