Más noticias

En Honduras producen piezas para autos de Tesla

La compañía Aptiv, antes Delphi Automotive, genera más de 1,300 empleos. Este año esperan incrementar las exportaciones en casi 30%.

Jornada de trabajo en la planta de Aptiv de Green Valley en Quimistán.
Jornada de trabajo en la planta de Aptiv de Green Valley en Quimistán.

Quimistán, Santa Bárbara, Honduras.

Por más de una década, Delphi Automotive, ahora Aptiv, ha hecho de Honduras uno de sus tantos aliados en el mundo para ofrecer soluciones tecnológicas a la industria automotriz.

A la fecha generan 1,327 empleos con la expectativa de alcanzar los 1,800 como parte de las expansiones en la planta, siempre dentro del parque industrial Green Valley, previsto para entrar en marcha en marzo próximo.

En 2017, Aptiv de Honduras registró ventas de 111 millones de dólares (L2,608.5 millones) y para este año prevén 160 millones de dólares (L3,760 millones). Más que cambiar de nombre, la compañía ha hecho una transformación de enfocarse en las tecnologías disruptivas al estilo de gigantes, como Tesla, Uber, Lyft, Google, Apple y Amazon.

La visión es ser reconocidos como una empresa de alta tecnología, gracias a la ampliación de portafolios de productos, como cables de alta conectividad, cables coaxiales, aunado al principal giro que consiste en el sistema eléctrico de las bolsas de aire, que a su vez han ampliado a los cargadores inteligentes que traen los carros.

El plan de trabajo a corto y mediano plazo es avanzar en software, sensores y plataformas computacionales, distribución de datos y servicios conectados.

“Queremos dar una proyección de no ser una empresa simplemente automotriz, sino que vamos al lado de la tecnología. Estamos trabajando enormemente en los carros autónomos”, manifestó Ana Bonilla, gerente de Recursos Humanos de Aptiv.

La compañía, que además de Honduras está presente en Estados Unidos, México, Europa y Asia, presentó su estrategia en la Consumer Electronics Show (CES) a inicios de enero en Las Vegas, Nevada (en EUA).

Para sorpresa de expertos, en ese evento reiteraron que el uso de los carros autónomos está cerca de lo esperado y que no estará limitado a las pruebas que ha hecho Google desde principios de milenio.

Esta tecnología consiste en prescindir de un conductor, por un vehículo que imita las capacidades humanas en manejo y control del carro, percibiendo al mismo tiempo el medio que le rodea y movilizándose en el entorno.

“La contribución de Aptiv es hacer productos para la compañía Tesla, que es una de las pioneras en este sector”, manifestó Bonilla.

Los analistas consideran que la adaptación de esta tecnología vehicular será en menos de diez años y desde ya se han hecho ensayos con éxito, como uno reciente de Los Ángeles, California, a Nueva York.

JG Avances aduaneros.1(800x600)

Metas a futuro.

Bonilla aseguró que, aunque es muy ambicioso pensar que Honduras será un líder de la industria automotriz, si debe trabajarse para que se convierta en un aliado estratégico de grandes productores, como México.

Para ello instó a seguir con la preparación de carreras como mecatrónica o programación, de manera que se fortalezca y desarrolle la mano de obra que demanda en esta industria.

Para los ejecutivos de Aptiv, el Programa Honduras 20/20 es un buen incentivo para generar nuevos empleos.

En tanto, los directivos de esta iniciativa de la empresa privada expresaron su satisfacción con la expansión de operaciones de la compañía.

“Es una consecuencia de la confiabilidad de la excelente mano de obra hondureña, en función de varios factores asociados, como ser el suministro a tiempo, estándares de calidad de clase mundial y los más altos niveles de eficiencia en el negocio de autopartes”, refirió Peter Fleming, director ejecutivo del 20/20.