Más noticias

En febrero prevén apertura de aduanas con El Salvador

La Coprisao dio ayer un informe de los resultados obtenidos en su primer año de funcionamiento.

Eny Bautista, comisionada de la Coprisao, durante el conversatorio ayer en la Cámara de Comercio.
Eny Bautista, comisionada de la Coprisao, durante el conversatorio ayer en la Cámara de Comercio. / Foto: Amcar Izaguirre

San Pedro Sula, Honduras.

Los esfuerzos de una unión aduanera centroamericana incrementarán el próximo año, cuando en febrero abran fronteras terrestres con El Salvador.

El primer paso hacia este proceso de integración regional empezó a mediados de este año con la apertura del puesto fronterizo de Corinto entre Honduras y Guatemala.

Autoridades de la Comisión Presidencial de Reforma Integral del Sistema Aduanero y Operadores de Comercio (Coprisao) ofrecieron ayer en la CCIC un conversatorio sobre la gestión 2016-2017 y las acciones por ejecutar.

“Pese a lo que ha pasado en el país no se ha parado de trabajar en este ámbito”, aseguró Eny Bautista, comisionada presidente de la Coprisao.

Con Nicaragua como supervisor del proceso, Honduras sigue trabajando con Guatemala para integrar a El Salvador y hacer del Triángulo Norte el 62.5% del producto interno bruto de Centroamérica.

Con la adhesión salvadoreña, las tres economías moverán casi el 70% del comercio de la región, que representa un promedio de $6,208.2 millones (L145,892.7 millones).

“La unión aduanera viene a simplificar los procesos. Ya se hizo la invitación formal a Nicaragua, de manera que tendremos con todos los países que compartimos fronteras terrestres”, explicó Bautista.

En su primer año, la Coprisao sumó una meta de recaudación tributaria de L37,000 millones (1,574 millones de dólares), que representa un 16% adicional al esperado.

Pese a la mejora en automatizar el proceso, las autoridades de esta comisión reconocen que falta trabajar en módulos adicionales para un mejor funcionamiento e impacto.

Luis Larach, presidente del Cohep, consideró que la Coprisao debe dejar de ser una comisión presidencial para convertirse en una entidad que opere de manera permanente y con su debido presupuesto para dar mejores resultados.