Más noticias

Con buen manejo de cultivos se puede combatir nueva roya

Ihcafé pidió al Gobierno un apoyo económico de 525 millones de lempiras para poder enfrentar la crisis del nuevo hongo en los cafetales.

Un equipo de LA PRENSA recorrió las fincas de Olancho y pudo constatar los daños que se registran.
Un equipo de LA PRENSA recorrió las fincas de Olancho y pudo constatar los daños que se registran.

Juticalpa, Olancho.

La nueva variedad de roya que ha generado alarma en el sector cafetalero nacional, porque ha arrasado con fincas cuyas variedades no eran vulnerables a los dos hongos anteriores, se puede combatir con buenas prácticas y los insumos adecuados, aseguran las autoridades del Instituto Hondureño del Café (Ihcafé).

José Adán Oyuela, jefe regional del Ihcafé en Olancho, dijo que uno de los factores que ha facilitado la rápida expansión de la enfermedad se debe a la falta de mantenimiento de los cafetales, sobre todo, de los pequeños productores, quienes representan el 95% del parque caficultor nacional.

“Para combatir esta enfermedad es muy importante que los productores comiencen a realizar un manejo integrado, porque las consecuencias pueden ser graves”, dijo Oyuela.

Desde 2014 se comenzaron a detectar los primeros brotes del nuevo hongo. “Notamos que dañaba variedades que habían sido resistentes por más de 20 años, como la Lempira y, por eso, hemos comenzado a realizar un trabajo de capacitación y asesoría más fuerte”, expuso.

Explicó que este es el resultado de los efectos del cambio climático, y que los productores deben aprender a darle un buen manejo a sus cultivos para reducir el impacto de esta y otras enfermedades futuras, que se puedan generar en las fincas.

Al inicio de la cosecha 2016-2017, el nivel de daño en la zona era de 40% pero con la aplicación de fungicidas y buenos procesos de producción, se ha logrado reducir el impacto.

Forma de ataque

Rafael Velásquez, extensionista del Ihcafé en Juticalpa, contó que la nueva roya afecta de forma más rápida las plantas, y se expande, incluso, con climas cálidos, diferente a las otras dos variedades que existen en el país, que solo reaccionan en climas de lluvia.

“Si el productor no trata su finca con preventivos y curativos para la roya, las fincas terminan desfoliadas (se caen las hojas); luego, provoca un ataque que debilita la planta hasta que se muere”, apuntó

Velásquez dijo que están trabajando fuertemente en el manejo de tejidos para poder recuperar las fincas, donde aún las ramas de la planta están fuertes.

Recomendó a los productores no confiarse y brinda la misma atención preventiva a plantas resistentes y no resistentes.

“Asterio Reyes, presidente de la junta directiva del Ihcafé, pidió al Gobierno un apoyo financiero de 525 millones de lempiras, para distribuirlo entre los productores a través de financiamientos, y que estos puedan comprar los insumos que requieren para combatir la enfermedad. “Nosotros contamos con la asesoría técnica, pero no tenemos los fondos para poder suplir a los productores de insumos”.