Más noticias

Marathón define precios para la gran final ante Motagua

400 sol y mil preferencia costarán las entradas para la final entre Marathón y Motagua.

VER MÁS FOTOS
Los jugadores del Marathón están dispuestos a todo con tal de ser campeones.
Los jugadores del Marathón están dispuestos a todo con tal de ser campeones.

San Pedro Sula, Honduras

Las entradas para el encuentro de la gran final entre Marathón y Motagua costará 400 lempiras en sol y 1,000 silla, confirmó la directiva del cuadro verde.

El equipo pidió comprensión a la afición desde un inicio ya que habían estado llamando a las radios y escribiendo en la redes sociales pidiendo que dicho partido se jugara en el Yankel Rosenthal.

Los argumentos de la dirigencia del monstruo verde es que este estadio tiene menos capacidad y también deben pagar los premios a los jugadores en caso de quedar campeones.

El dirigente acepta que analizaron jugar en el estadio Olímpico, pero desde un principio ya había una clara inclinación de que estadio usar.

“Se hizo el análisis en relación a los ingresos que podían haber en el Yankel o en el Olímpico y aunque era una decisión prácticamente tomada, íbamos a esperar el primer juego para hacerlo público”, dijo Rolin Peña, director deportivo del club.

Admirable sacrificio

Los jugadores del Marathón están dispuestos a todo con tal de ser campeones, incluso han sacrificado la parte económica, según reveló Rolin Peña.

En el primer juego de la final disputado en el estadio Nacional el juego terminó 1-1 y la vuelta se jugará este sábado a las 2:00 pm en el estadio Yankel Rosenthal de San Pedro Sula.

Todos se sacrificaron

El directivo confirmó que el hecho de jugar en el Yankel Rosenthal el juego de la gran final contra Motagua conlleva un sacrificio de todas las partes y que por eso se reunieron con la plantilla del club verdolaga y ellos les dijeron que estaban dipuestos a sacrificarse.

“Se sabe que ocupamos ingresos para cumplirle a los jugadores, incluso los jugadores sacrificaron sus premios, hablamos con ellos, se les dijo que había que arreglar un premio de acuerdo a los ingresos que habrán en el Yankel, así que en este sentido nos pusimos de acuerdo y ojalá las afición nos apoye y asista al estadio, que tenga buen comportamiento y ojalá que el equipo nos regale ese título que tanto nos ha hecho falta, también les pedimos que comprendan cuando se establezcan los precios”, dijo.

Aumentarán el aforo. El cuadro verde ha pensado en todo, incluso colocará graderías móviles atrás de los dos arcos. “Serán más grandes que las que se colocaron en el juego de vuelta contra Real España, esto con la intención de que puedan entrar unas 10,000 personas”, informó Peña.

Marathón durante el torneo Clausura es el único equipo que no ha perdido ningún partido en su casa, de hecho desde que Héctor Vargas llegó al equipo solo ha perdido un juego y fue contra Motagua, que en octubre del año pasado le remontó para ganarle 2-1. Desde entonces los verdes han hecho de su casa un fortín, incluso en las semifinales jugaron contra Real España y lo vencieron 2-1, que sumado al 1-0 de la ida, les sirvió para ser finalistas con un global de 3-1.

Reglamento

Peña subrayó que “un título vale más que una ganancia económica” y que el partido contra el Motagua será en el Yankel Rosenthal porque los jugadores han expresado que se sienten “mejor” que en el Estadio Olímpico Metropolitano, con capacidad para 40.000 espectadores.

El partido de ida de la final entre Motagua y Marathón que se disputó el domingo en el Estadio Nacional de Tegucigalpa finalizó empatado a un gol.

Para ganar el campeonato ambos equipos, los que mejor fútbol mostraron durante las dos vueltas regulares del torneo, están obligados a ganar.

En caso de que se diera otro empate, se jugarían 30 minutos adicionales, y de persistir la igualada el juego se definiría mediante lanzamientos de penalti.

Peña señaló que no se sienten favoritos para el juego contra el Motagua, que tiene como entrenador al argentino-hondureño Diego Vásquez, pero que confían “en ganar el campeonato”, después de nueve años sin levantar una copa.

De ganar el Marathón, estaría sumando su noveno campeonato, mientras que si el triunfo fuera para el Motagua alcanzaría el decimosexto desde que se jugó el primer torneo de la Liga Profesional de Fútbol de Honduras, en 1965.