Más noticias

Ex futbolista hondureño clama por ayuda tras recaer en el alcoholismo

Alexis Duarte de 43 años de edad ha recaído en el alcohol.

Alexis Duarte (camisa verde) llegó al velatorio de Juan Carlos García.
Alexis Duarte (camisa verde) llegó al velatorio de Juan Carlos García.

Tela, Honduras.

Hay tres etapas: bolo, pachanguero y patero: yo ya pasé la etapa del bolo", así resume el ex futbolista hondureño Alexis Duarte su presente tras recaer en el alcoholismo.

El exvolante de Platense, Marathón, Real España, Petrotela, Real Maya, entre otros equipos, deambula por las calles de tela con una botella de alcohol buscando una mano amiga para salir de este problema.

"Tengo tres semanas de haber recaído, había estado internado en La Ceiba, pero solo me vine a pasar unos días en Tela y volví a caer", cuenta mientras se sienta en una banca del barrio La Curva que le ha servido de cama para dormir una corta siesta.

"Es duro, desde que mi mamá (Telma Escoto) murió hace dos años ya no tengo familia, todos me señalan", reclama mientras es saludado por la gente del lugar que aún recuerda sus mejores tiempos en el fútbol hondureño.

Duarte jugó 13 años en la Liga Nacional y en el 2004 se retiró de las canchas a los 30 años luego de un accidente, que según cuenta, lo dejó "cuatro días en coma".

"No ha sido fácil todo este tiempo, yo por eso le aconsejo a los jóvenes que no prueben la cerveza porque un vicio lleva a otro, mírenme a mí, antes tomaba cerveza, luego drogas y ahora alcohol", revela.

Además cuenta que al sentirse reapaldado por su gente prefiere dormir en la calle "en donde me agarra la noche", añade. No trabaja, vive de lo que la gente le regala.

Duarte 2.1(800x600)
Alexis Duarte ha clamado por ayuda.

Tiene 43 años de edad, cuenta con tres hijos y una nieta. "El 28 de diciembre llegó mi hija y me dijo: mirá cómo has quedado... yo solo agaché la cabeza, era el cumpleaños de mi nieta", recordó.

¿Cómo se convierte en adicto? "Yo miraba que la gente de apellido amanecía, en eso me dijé y ¿por qué yo no? En eso probé la cocaína y ya miraba que yo también aguantaba", relata.

Reconoce que es duro ver cómo otros amigos se han superado. "Yo miraba a los compañeros preparándose, ahora estoy así y ellos ya son profesionales. Es duro, pero qué le vamos a hacer