Más noticias

10 consejos para prevenir el embarazo en adolescentes

<p>De la población de mujeres embarazadas en Honduras, el 30% son menores de 18 años, según registros de la Secretaría de Salud. </p>

En el marco del Día Mundial de Prevención del Embarazo no Planificado en Adolescentes (DPEA), varias organizaciones establecieron una alianza para trabajar en proyectos relacionados con la salud sexual en los jóvenes, y en especial sobre la prevención de embarazos no planificados, en la región latinoamericana.

DeCepal), que ponen de relieve la alarmante situación de la maternidad adolescente.

Una de las regiones más afectadas por este problema es Centroamérica, donde Nicaragua encabeza la listaLa mayor proporción de embarazos adolescentes de la región se registra en variospaíses de Centroaméricacomo Nicaragua, Honduras y Guatemala, así como en Venezuela, República Dominicana y Ecuador.

Mientras los índices de maternidad tienden a disminuir en todos los grupos de edad de los países de la región, continúan en aumento en el grupo de adolescentes de entre 15 y 19 años. Las adolescentes prácticamente han duplicado su aporte a la fecundidad total, pasando a representar un 14,3 % en 2000-2005, según la Cepal. Este incremento se da en países con distinto nivel de desarrollo económico, nivel educativo e incidencia de la pobreza, lo que revela la complejidad del fenómeno.

Según la Unicef, en América Latina y el Caribe se registra la segunda tasa más alta (38%) de embarazos adolescentes antes de los 20 años. Casi el 20% de nacimientos en la región, son de madres adolescentes.

Ahora, un grupo de médicos del Colegio Americano de Ginecólogos y Obstetras ha comenzado a aconsejar métodos invasivos que antes eran restringidos para mujeres menores de 19 años. En EU, se estima que el 43% de las jóvenes de entre 15 y 19 años son sexualmente activas.

Consejos

1. Hablar sobre la salud sexual con sus padres, otros adultos confiables y amigos.

2. Resistir la presión para empezar a tener relaciones sexuales.

3. Apoyar a los amigos que deciden no tener relaciones sexuales.

4. Usar condones siempre al tener relaciones sexuales.

5. Informarse al máximo sobre salud reproductiva y sexual.

6. Evita el consumo de alcohol y drogas, para no perder el control cuando se esté con la pareja y puedan tomar decisiones adecuadas y responsables sobre el ejercicio de la sexualidad. Las hormonas y las drogas no son buenos consejeros.

7. Desarrollar valores personales, como el respeto a tu cuerpo, a la vida, a las decisiones de los demás, al ejercicio de la sexualidad.

8. Anteponer siempre un proyecto de vida profesional a uno emocional, que aún no se sabe cómo se podrá manejar. Actuar con firmeza ante situaciones de reto, riesgo o amenaza y decir siempre NO cuando exista la presión hacia las relaciones sexuales. Este tipo de presión casi nunca termina en una relación duradera y estable.

9. El embarazo adolescente se previene, no se cura. A partir desde esa premisa los padres pueden ayudar a sus hijos a transitar por una sexualidad responsable, las conversaciones respecto a la importancia del correcto uso demétodos de protección.

10. En el caso que el embarazo adolescente llegue a concretarse es importante que, los futuros padres, cuenten con el apoyo de su familia. Cuando las cosas están hechas no se puede pedir que no hayan sucedido, el rol del adulto pasa por enseñar a asumir con responsabilidad las dificultades que en la vida se presentan.

En el marco del Día Mundial de Prevención del Embarazo no Planificado en Adolescentes (DPEA), varias organizaciones establecieron una alianza para trabajar en proyectos relacionados con la salud sexual en los jóvenes, y en especial sobre la prevención de embarazos no planificados, en la región latinoamericana.

DeCepal), que ponen de relieve la alarmante situación de la maternidad adolescente.

Una de las regiones más afectadas por este problema es Centroamérica, donde Nicaragua encabeza la listaLa mayor proporción de embarazos adolescentes de la región se registra en variospaíses de Centroaméricacomo Nicaragua, Honduras y Guatemala, así como en Venezuela, República Dominicana y Ecuador.

Mientras los índices de maternidad tienden a disminuir en todos los grupos de edad de los países de la región, continúan en aumento en el grupo de adolescentes de entre 15 y 19 años. Las adolescentes prácticamente han duplicado su aporte a la fecundidad total, pasando a representar un 14,3 % en 2000-2005, según la Cepal. Este incremento se da en países con distinto nivel de desarrollo económico, nivel educativo e incidencia de la pobreza, lo que revela la complejidad del fenómeno.

Según la Unicef, en América Latina y el Caribe se registra la segunda tasa más alta (38%) de embarazos adolescentes antes de los 20 años. Casi el 20% de nacimientos en la región, son de madres adolescentes.

Ahora, un grupo de médicos del Colegio Americano de Ginecólogos y Obstetras ha comenzado a aconsejar métodos invasivos que antes eran restringidos para mujeres menores de 19 años. En EU, se estima que el 43% de las jóvenes de entre 15 y 19 años son sexualmente activas.

Consejos

1. Hablar sobre la salud sexual con sus padres, otros adultos confiables y amigos.

2. Resistir la presión para empezar a tener relaciones sexuales.

3. Apoyar a los amigos que deciden no tener relaciones sexuales.

4. Usar condones siempre al tener relaciones sexuales.

5. Informarse al máximo sobre salud reproductiva y sexual.

6. Evita el consumo de alcohol y drogas, para no perder el control cuando se esté con la pareja y puedan tomar decisiones adecuadas y responsables sobre el ejercicio de la sexualidad. Las hormonas y las drogas no son buenos consejeros.

7. Desarrollar valores personales, como el respeto a tu cuerpo, a la vida, a las decisiones de los demás, al ejercicio de la sexualidad.

8. Anteponer siempre un proyecto de vida profesional a uno emocional, que aún no se sabe cómo se podrá manejar. Actuar con firmeza ante situaciones de reto, riesgo o amenaza y decir siempre NO cuando exista la presión hacia las relaciones sexuales. Este tipo de presión casi nunca termina en una relación duradera y estable.

9. El embarazo adolescente se previene, no se cura. A partir desde esa premisa los padres pueden ayudar a sus hijos a transitar por una sexualidad responsable, las conversaciones respecto a la importancia del correcto uso demétodos de protección.

10. En el caso que el embarazo adolescente llegue a concretarse es importante que, los futuros padres, cuenten con el apoyo de su familia. Cuando las cosas están hechas no se puede pedir que no hayan sucedido, el rol del adulto pasa por enseñar a asumir con responsabilidad las dificultades que en la vida se presentan.

Honduras,Hondureñas,Jovenes en Honduras,Consejos para Jovenes,10 consejos para prevenir el embarazo en adolescen,Embarazadas Jovenes,Embarazo en la juventud,Prevención del embarazo de adolescente,