Vivir Hombres
21 de Noviembre de 2012

Hondureño Fernando Zelaya destaca en reality de Telemundo

12:55PM   - Redacción:  redaccion@laprensa.hn

Fernando Zelaya imita al grupero mexicano Gerardo Ortiz en el programa “Yo me llamo” que se transmite por televisión estadounidense.

Su deseo de ser artista y conquistar al mundo con su talento no conoce fronteras, Fernando Zelaya es un joven capitalino de 23 años, quien creció en Pespire, Choluteca y hace realidad su sueño en el novedoso reality de imitación Yo me llamo de Telemundo.

Fernando compitió entre 5,000 personas para ingresar al reality imitando al cantante grupero Gerardo Ortiz y por su enorme parecido con el artista mexicano se ha ganado el respeto y el apoyo del público norteamericano lo que le ha permitido permanecer en el programa durante varias semanas.

En esta competencia Fernando al igual que el resto de los participantes no solo debe parecerse físicamente sino que también debe cantar y actuar como el artista original para ser el ganador de más de 100,000 dólares en premios.

El famoso reality es conducido por la bella venezolana Gaby Espino y tiene como jueces a reconocidas personalidades del mundo artístico entre ellos: Penelopé Menchaca, conductora del programa 12 Corazones, la imitadora mexicana Samia y el cantante Lupillo Rivera.

Fernando ha sobrepasado muchas pruebas en varios programas, aún está en competencia. Hoy le cuenta en exclusiva a LA PRENSA, cuáles son sus sueños y qué hará si gana el concurso.

Luchador

Amor confuso, de Gerardo Ortiz, fue la canción con la que hizo el casting y la que le dio el pase a este reality. “Tenía la fe en Dios de que iba a clasificar. Siempre me han dicho que soy humilde y tímido como Gerardo, pero en el escenario, nos transformamos”.

Tal es el parecido que muchas veces lo han confundido con el artista en la calle. “Una vez fui a una discoteca mexicana con mis amigos. Llevaba puesta unas botas y un sombrero, todos pensaban que Gerardo estaba en la disco. Me saludaban y querían tomarse fotos conmigo”. Aunque no conoce al cantante personalmente, comentó que le tiene admiración y que disfruta las letras de sus canciones.

Su mayor reto durante la competencia ha sido dominar el acento mexicano. él vive en Sinaloa y en esa parte de México hablan más exagerado, por eso se le ha dificultado la interpretación del artista. Para Fernando su más grande rival en el reality es Rubén Cerros quien imita a Paquita la del Barrio. “Con él comparto público porque México nos apoya mucho a ambos. Pero no pierdo la fe en Dios ya que todo es posible. Si gano me moriría de la alegría y me dedicaría por completo a la música”.

Ha sido sentenciado en varias ocasiones pero el público siempre lo rescata. “La gente se identifica con mi personaje y por eso me apoyan. Esta es la oportunidad que siempre he estado esperando para que todos se den cuenta de mi talento”.

Orgulloso de sus raíces

Afirma que se siente orgulloso de representar a Honduras en la competencia y que siempre ha tenido inclinación por el mundo artístico. “Desde pequeño he estado involucrado en la música, baile y actuación”.

Sin embargo, en el año 2006 decidió viajar a Estados Unidos para alcanzar su sueño. “Me vine a vivir con mi mamá, porque en Honduras no existen las mismas oportunidades que aquí.Soy una persona visionaria y siempre me gusta lograr mis proyectos”.

Para Fernando su carrera apenas acaba de comenzar; sin embargo, está convencido de que no se detendrá hasta lograrlo, deja el alma y corazón en cada presentación.

Normas de uso: Esta es la opinión de los internautas, no de LAPRENSA.HN. No está permitido publicar comentarios ni enlaces difamatorios, injuriantes, insultos, los de contenido obsceno o pornográfico o los contrarios a las leyes de Honduras. No aceptamos comentarios fuera de tema y los que no aportan al debate, porque este espacio es para enriquecer los contenidos con las opiniones de los usuarios, coincidan o no con el criterio del editor. Los comentarios que son aceptados tratamos de publicarlos en el menor tiempo posible, pero no siempre lo conseguimos.