Más noticias

Embellezca su hogar con el color rojo

<p>Descubra las bondades de decorar su casa con el tono tradicional de esta época</p>

El rojo es por tradición el color de la Navidad ya que propone calor, unión y alegría y junto a su compañero el verde, roba el escenario decembrino.Ahora el rojo se ha rejuvenecido y aparece en lugares o accesorios que antes no eran para él, pero que marcan un aire de libertad y espontaneidad.Una chimenea impregnada de botellas rojas, estilizadas con flores amarillas para sustituir a las clásicas botas, es un ejemplo de su presencia. Una opción tal se puede realizar cuando se desea recrear una atmósfera de fiesta navideña, muy romántica. Sin embargo, si la familia lo demanda, las botas deben ir colgadas al pie del árbol de Navidad. Las gigantes, en materiales aterciopelados y en tonalidades de rojos y naranjas, resaltan la atmósfera de la sala, aunque lo más chic es no incluirles nombres o iniciales bordadas. Si le aburren los clásicos árboles navideños, la alternativa es regresar a lo sintético. Un árbol en blanco mate (no metálico), decorado con frutas rojas, como manzanas, ciruelas o fresas, cumplirá la función estética.Recuerde que hoy lo mejor es no incluir series de luz, porque el rojo es celoso y no comparte créditos con nada que brille más.Para llenar de detalles novedosos y originales, puede recurrir a la búsqueda de los siguientes artículos: VelasLa simpleza de las velas en colores blanco y rojo, se verá mejor en algún envase viejo o macetero antiguo, en lugar del tradicional candelero. Colóquelas junto a unas esferas rojas que hagan las veces de soporte. Llévelas al centro de la mesa y no necesitará de otro adorno. Sin duda su casa lucirá radiante.

El rojo es por tradición el color de la Navidad ya que propone calor, unión y alegría y junto a su compañero el verde, roba el escenario decembrino.

Ahora el rojo se ha rejuvenecido y aparece en lugares o accesorios que antes no eran para él, pero que marcan un aire de libertad y espontaneidad.

Una chimenea impregnada de botellas rojas, estilizadas con flores amarillas para sustituir a las clásicas botas, es un ejemplo de su presencia. Una opción tal se puede realizar cuando se desea recrear una atmósfera de fiesta navideña, muy romántica.

Sin embargo, si la familia lo demanda, las botas deben ir colgadas al pie del árbol de Navidad. Las gigantes, en materiales aterciopelados y en tonalidades de rojos y naranjas, resaltan la atmósfera de la sala, aunque lo más chic es no incluirles nombres o iniciales bordadas.

Si le aburren los clásicos árboles navideños, la alternativa es regresar a lo sintético. Un árbol en blanco mate (no metálico), decorado con frutas rojas, como manzanas, ciruelas o fresas, cumplirá la función estética.Recuerde que hoy lo mejor es no incluir series de luz, porque el rojo es celoso y no comparte créditos con nada que brille más.

Para llenar de detalles novedosos y originales, puede recurrir a la búsqueda de los siguientes artículos: VelasLa simpleza de las velas en colores blanco y rojo, se verá mejor en algún envase viejo o macetero antiguo, en lugar del tradicional candelero. Colóquelas junto a unas esferas rojas que hagan las veces de soporte. Llévelas al centro de la mesa y no necesitará de otro adorno. Sin duda su casa lucirá radiante.

Navidad,Embellezca su hogar con el color rojo,