Más noticias

Hallan estrangulados a una universitaria y a su sobrino

En la casa número 1770 fueron descubiertos los cuerpos inertes de Dadne Ninoska Avilez García, de 33 años y el de su sobrino Asdrúval Alberto Zepeda Avilez, de 18.

/

Un velo de misterio cubre el asesinato de una estudiante universitaria y de su sobrino cometido ayer en el barrio El Chile de esta capital.

En la casa número 1770 fueron descubiertos los cuerpos inertes de Dadne Ninoska Avilez García, de 33 años, estudiante de la carretera de Ingeniería Civil de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras, y de su sobrino Asdrúval Alberto Zepeda Avilez, de 18, quien cursaba el ciclo común de cultura general en un colegio capitalino.

A eso de las seis de la mañana, la Policía fue informada que en el sector conocido como la Calle del Zapatero, en la vivienda propiedad de la señora María de Jesús García Avilez se encontraban dos jóvenes muertos.

En la sala de la vivienda yacía el cadáver de Dadne Ninoska tendido en el piso con un cable amarrado del cuello. En otra habitación, sobre una cama, estaba el de Asdrúval Alberto atado del cuello con una faja y con signos de haber sido estrangulado.

Misterio

Una pariente reveló a la Policía que la casa era habitada por seis miembros de la familia y que el miércoles estuvieron reunidos hasta las doce de la noche, luego se fueron a dormir cada quien en su habitación.

La sorpresa fue que al levantarse hallaron a la muchacha tendida en el piso, por lo que llamaron al Cuerpo de Bomberos para pedir auxilio; pero a los pocos minutos se percataron de que el joven Zepeda Avilez también estaba muerto en su habitación.

Las personas que habitan en la casa aseguran que nadie sintió nada ni se encontraron indicios de que hubo violencia, tampoco los cuerpos estaban colgados. Una tía de los infortunados aseguró que “ella era toda una universitaria que este año se graduaba de Ingeniera Civil. Y mi otro sobrino, todos han vivido juntos desde que nacieron en casa”.

Reveló que, generalmente, los jóvenes se acostaban tarde porque se quedaban viendo televisión y que no se explican qué sucedió.

La Policía de investigación analiza ciertas contradicciones en que entró una doliente, quien primero dijo que el hallazgo de los cuerpos fue a las dos de la madrugada, luego dice que a las seis de la mañana.

También, afirmó que la puerta del cuarto estaba abierta, luego cambió la versión y dijo que cerrada, lo que está en proceso de investigación.