Sucesos Policiales
24 de Enero de 2013

Detienen a 4 policías por asesinato de dos jóvenes en Ocotepeque

01:59PM   - Redacción:  redaccion@laprensa.hn

El caso ocurrió en circunstancias similares al crimen del hijo de la rectora de la Unah, Julieta Castellanos, y el amigo de este.

Cuatro policías asignados a la jefatura municipal en San Marcos, Ocotepeque, fueron detenidos por suponerlos responsables del asesinato de César Aroldo García Villeda (23) y César Humberto Mejía (25).

La muerte violenta de los muchachos mantiene consternados a los habitantes de la aldea El Coyolar, El Portillo, Ocotepeque, de donde eran originarias las víctimas.

Según las investigaciones preliminares, no acatar la señal de parada que les hicieron cuatro uniformados que iban en una patrulla fue la condena a muerte de los amigos. El informe policial indica que los hechos ocurrieron el domingo a eso de las 10:30 pm, cuando García Villeda y Mejía, quienes según sus parientes eran amigos inseparables, se dirigían a su vivienda en un pick up Toyota verde.

García Villeda conducía el vehículo a inmediaciones de El Portillo cuando en la otra vía iba una patrulla policial con cuatro policías.

Los agentes les hicieron señal de parada, pero los jóvenes no se detuvieron y continuaron la marcha, por lo que fueron atacados a tiros por los uniformados. Dos de las balas impactaron en las llantas del carro y otra en el cuerpo de García Villeda, conductor del pick up, quien falleció de inmediato.

Mejía quedó con vida, pero, según establece el informe de las autoridades, cuando los policías constataron que su compañero estaba muerto, remataron a Mejía dentro del vehículo, sacaron su cuerpo y lo dejaron tirado en la carretera.

Los agentes se marcharon y se dirigieron a la posta policial de San Marcos, Ocotepeque, donde estaban asignados, pero no informaron de los hechos a los superiores.

Hasta la madrugada del lunes, conductores que circulaban por el lugar les avisaron a las autoridades del hallazgo de los cadáveres. Tras el levantamiento y la autopsia se constató que los amigos habían sido ultimados con armas de uso policial y las investigaciones preliminares implicaban a cuatro agentes en el hecho. El miércoles a primera hora se ordenó la detención de Denis Alfonso Peña Duarte, William Alexander Ramírez González, Héctor Orlando Díaz Dubón y Juan Carlos Lorenzo Sánchez, los cuatro agentes que se conducían en la patrulla la noche del doble crimen.

Ayer, en audiencia de declaración de imputado, un juez les dictó detención judicial al encontrar suficientes indicios de la participación de los agentes en el doble crimen. “Es un caso que tiene similitud con el del hijo de la rectora Julieta Castellanos y el amigo de este. Se han realizado las investigaciones y la información relacionó a los policías. Se tomaron medidas. El lunes se decomisaron las armas asignadas a los cuatro agentes y luego se les capturó. Esperamos las pruebas periciales y científicas para establecer que las armas que portaban fueron utilizadas en el hecho”, dijo Ángel Antonio Aguilar, coordinador de fiscales en el occidente del país.

Ordenan investigación

Héctor Iván Mejía Velásquez, vocero de la Secretaría de Seguridad, señaló que a raíz del incidente se determinó realizar las investigaciones del caso debido a una información que le llegó al alto mando de la Policía. “Se conformó un equipo investigador que se trasladó e hizo un trabajo investigativo que permitió establecer con claridad los hechos, donde se establece que existen indicios racionales que hacen suponer la participación de los policías en este hecho”, dijo el vocero policial.

“Ante esa situación se ordenó la detención de los cuatro individuos para que sean puestos de inmediato junto con los indicios racionales de participación en el acto y acompañar a la Fiscalía en todas las diligencias para lograr el enjuiciamiento de los mismos”.

Se le ha ordenado al departamento de Recursos Humanos de la Policía Preventiva que empiece las acciones administrativas de cancelación de acuerdos de nombramiento de los cuatro policías. El oficial agregó que, de acuerdo con las investigaciones, hay indicios racionales de que las armas utilizadas en el doble crimen son de uso nacional, por lo que se profundizaron las investigaciones y se estableció que los cuatro policías se conducían en la patrulla desde Ocotepeque al municipio de San Marcos y San Francisco del Valle.

“La información que se nos da es que estos policías encontraron a las dos personas que iban en un vehículo, les hicieron señal de detención, no lo hicieron y los policías comenzaron a disparar”, aseveró Mejía Velásquez.

“Hay elementos adicionales que vamos a tratar de proteger para lograr el encarcelamiento, el enjuiciamiento y la condena de estas personas”.

Normas de uso: Esta es la opinión de los internautas, no de LAPRENSA.HN. No está permitido publicar comentarios ni enlaces difamatorios, injuriantes, insultos, los de contenido obsceno o pornográfico o los contrarios a las leyes de Honduras. No aceptamos comentarios fuera de tema y los que no aportan al debate, porque este espacio es para enriquecer los contenidos con las opiniones de los usuarios, coincidan o no con el criterio del editor. Los comentarios que son aceptados tratamos de publicarlos en el menor tiempo posible, pero no siempre lo conseguimos.
Ránking de notas